ACNURwww.fuerzasmilitares.org (13ENE2014).- La agencia para los refugiados de la ONU (ACNUR) ha pedido explicaciones a Australia después de que esta semana se supiera que la armada australiana rechazó varios barcos con solicitantes de asilo, informó hoy la prensa local.

Al menos dos embarcaciones que se dirigían a Australia con inmigrantes indocumentados a bordo han sido forzadas a regresar a Indonesia en las últimas semanas, según revelaron las autoridades del país asiático.

Según la televisión ABC, la ACNUR ha pedido detalles acerca de estas denuncias al ejecutivo de Camberra, al que ha advertido que estas acciones pueden constituir una violación de las obligaciones de Australia bajo las leyes internacionales.

La agencia de la ONU indicó que los dos barcos fueron supuestamente expulsados el 19 de diciembre y el 6 de enero con 47 y 45 personas a bordo, respectivamente, en lo que supone los primeros casos de los que se tiene constancia de embarcaciones con personas indocumentadas rechazadas por Australia en cinco años.

El Ministro de Inmigración, Scott Morrison, respondió que "la protección de las fronteras es un asunto de soberanía nacional" y recriminó a la agencia de la ONU que "siempre ha sido un oponente y crítico de nuestra fuerte política de defensa fronteriza".

El Gobierno australiano ha recibido criticas esta semana por su secretismo sobre el rechazo de estos barcos por parte de la prensa local, que confirmó los casos a través de las autoridades de Indonesia.

El primer ministro de Australia, el conservador Tony Abbott, justificó esta falta de transparencia para evitar dar información a las mafias que trafican con personas y comparó su lucha contra la inmigración ilegal a una "guerra".

Según datos ACNUR del pasado noviembre, Australia tuvo al menos 17.000 llegadas marítimas de ilegales entre enero y julio de 2013.

Miles de emigrantes se embarcan cada año en Indonesia con el fin de alcanzar Australia para pedir asilo, pero la mayoría es interceptada por los guardacostas australianos y llevada a centros de detención en terceros países, mientras que otros naufragan y mueren.

El ACNUR también critica desde hace tiempo las condiciones "inhumanas" en los centros de detención de inmigrantes que Australia financia en Nauru y Papúa Nueva Guinea.

EFE