Continúa el escándalo por espionajewww.fuerzasmilitares.org (16FEB2014).- El espionaje a una firma de abogados estadounidenses que representaba a un gobierno extranjero se suma hoy a las revelaciones sobre el trabajo de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA).

Un documento secreto filtrado por el excontratista de la NSA Edward Snowden evidencia que una firma de abogados local era vigilada mientras representaba a un gobierno extranjero en disputas comerciales con Estados Unidos.

La revelación muestra un caso específico en el que los estadounidenses eran blanco del espionaje, lo que coincide con preocupaciones de abogados nativos con clientes en el extranjero de que sus comunicaciones confidenciales podrían verse comprometidas por este tipo de vigilancia, señala un artículo del diario The New York Times. En este caso el gobierno de Indonesia empleaba a la firma de abogados para ayudarse en las negociaciones.

Según el documento de 2013, la contraparte australiana de la NSA, La Australian Signals Directorate, notificó a su similar en Estados Unidos que vigilaba las conversaciones, incluidas las comunicaciones entre los funcionarios de Indonesia y el bufete norteamericano, y se ofreció a compartir la información.

Aunque no fue identificado el grupo de letrados estadounidenses, Mayer Brown, una firma con sede en Chicago con una práctica global, asesoraba entonces al gobierno de Yakarta en problemas comerciales.

Precisa el Times que la agencia australiana espió las conversaciones y proporcionó informes de inteligencia de gran utilidad para los interesados en Estados Unidos.

La NSA se negó a responder preguntas acerca de esta vigilancia, incluido si la información relativa a la firma de abogados estadounidense se compartió con los funcionarios de comercio de Estados Unidos o los negociadores.

Duane Layton, un abogado de Mayer Brown implicado en las negociaciones comerciales citado por la publicación, dijo no tener pruebas de estas acciones, aunque aclaró que nunca pensó que estaba siendo espiado.

El año pasado, la Corte Suprema, en una decisión de 5-4, rechazó una demanda legal a una ley de 2008 que permite las escuchas telefónicas sin orden judicial, la cual fue presentada por abogados con clientes extranjeros que creyeron eran posibles objetivos del monitoreo de la NSA.

El Tribunal Supremo desestimó sus temores y los consideró como algo especulativo, precisa el Times.

La NSA puede interceptar las comunicaciones de los estadounidenses si están en contacto con un objetivo de inteligencia en el extranjero, tal como ocurrió con los funcionarios de Indonesia, aunque bajo algunas normas, señalan expertos.

La mayor parte de la colaboración entre el NSA y el servicio de espionaje de Australia se centra en Asia, con China e Indonesia como los principales objetivos, señala el artículo del Times.

prensa-latina.cu