Las mafias dedicadas a la prostitución han aumentado su presencia en Australia debido a la fortaleza de la economía nacional y la fuerte apreciación de la moneda, advirtió hoy la Policía del país oceánico.

"El dólar (australiano) está fuerte y las oportunidades para el crimen organizado son inmensas", dijo Chris McDevitt, comandante de la Policía Australiana.

En la región del Sudeste Asiático se calcula que hay 1,36 millones de personas que son víctimas de la trata de personas, de las que una parte terminan en los burdeles australianos, según citó la agencia local AAP.

Desde 2003, las autoridades australianas han rescatado a 187 víctimas de la trata de personas, de las cuales 167 eran mujeres y 151 víctimas de esclavitud sexual.

 

McDevitt afirmó que la mayoría de las víctimas vienen de situaciones de vulnerabilidad y otras simplemente han entrado con engaños a la industria del sexo pensando en que iban a hacer mucho dinero.

"Una joven puede viajar aquí para convertirse en trabajadora sexual en Australia, pero cuando llega puede ser sometida a una situación de esclavitud sexual, con un trabajo de 20 horas por día, siete días a la semana y adquirir al mismo tiempo una deuda de unos 40.000 dólares con la persona que la trajo", acotó el comandante.

A pesar de que la mayoría de los casos descubiertos en Australia se relacionan con la servidumbre sexual, hay un nuevo fenómeno que es la esclavitud laboral, señaló McDevitt poco antes de un foro sobre el tráfico de personas en la ciudad australiana de Perth.

Australia es uno de los pocos países que escapó en 2008 a la crisis económica mundial y el año pasado creció un 2,3 por ciento, en momentos en que se beneficia del fuerte crecimiento de la minería.

EFE