Scott Morrisonwww.fuerzasmilitares.org (07AGO2014).- Las autoridades australianas han trasladado a un centro de detención en Nauru a 157 solicitantes de asilo tamiles, incluidos 50 menores, que interceptó cuando intentaban entrar de manera clandestina en el país el 7 de julio, informaron fuentes oficiales.

El ministro australiano de Inmigración, Scott Morrison, señaló que ofrecieron al grupo regresar aIndia, pero rechazó la oferta, según la cadena local ABC.

Morrison se mostró contrariado por la negativa a ir a la India, donde dijo que tienen familiares y amigos y los menores podrían haber asistido a la escuela.

Muchos de este grupo de solicitantes de asilo huyeron de Sri Lanka hacia un campo de refugiados en India y allí, en junio, abordaron un barco camino de Australia, pero fueron interceptados a 27 kilómetros de la isla australiana Christmas el 7 de julio.

Las autoridades australianas les retuvieron en aguas internacionales durante varias semanas, antes de ordenar su traslado a un centro de detención en Australia presionados por las críticas y una demanda ante el Tribunal Superior.

El Gobierno conservador del primer ministro, Tony Abbott, se encuentra sometido a fuertes críticas por sus políticas con los solicitantes de asilo, a quienes impide entrar en el país y reubica en terceros países de la región.

Nuevas condenas surgieron esta semana cuando se hizo público que las autoridades intentaron "maquillar" un informe que revela los problemas psíquicos que padecen menores internados en centros de detención para inmigrantes indocumentados.

El director del servicio de salud mental de estos centros, Peter Young, explicó a la Comisión Australiano de Derechos Humanos que su equipo presentó un estudio, sobre la situación de menores recluidos en la isla Christmas y en Nauru, que mostraba "un gran número de niños con trastornos mentales significativos".

Según Young, el departamento de Inmigración "reaccionó de forma alarmada y nos pidió que retiráramos esos datos de nuestro informe".

El Gobierno mantiene un fuerte secretismo en torno a la situación de los solicitantes de asilo y a las operaciones para interceptar a los barcos que intentan alcanzar clandestinamente territorio australiano, pese a las críticas del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados y Amnistía Internacional.

Muchos de los inmigrantes que buscan asilo en Australia han huido de conflictos como los deAfganistán, Darfur, Pakistán, Somalia y Siria, y otros que han escapado de la discriminación o de la condición de apátridas como las minorías rohingya, de Birmania, o bidun, de la región del Golfo Pérsico. 

EFE