Brisbane, ciudad australiana que albergará Cumbre G20 en noviembre de 2014.www.fuerzasmilitares.org (08SEP2014).- El ministro de Comercio australiano, Andrew Robb, dijo sin embargo que su país no puede tomar la decisión de excluir a Rusia en solitario, por lo que tendrá que convencer a los jefes de Estado y gobierno participantes. La ministra de Exteriores australiana, Julie Bishop, y el ministro de Defensa del país David Johnston, comenzarán su campaña en ese sentido en la inminente cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) del jueves y viernes en Gales, dijo Robb. "Creo que cada vez hay más gente preocupada por su presencia", añadió.

Australia endureció su postura respecto a Rusia después de que un avión de Malaysia Airlines con 298 personas a bordo, entre ellos 38 australianos, fuera derribado el 17 de julio al sobrevolar el este de Ucrania.

Rusia critica propuesta de Australia

El ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, criticó la posibilidad de que el presidente Vladimir Putin sea excluido de la cumbre del G20 de Brisbane.

"Todos los intentos de sustituir los temas económicos de la cumbre por un escándalo político son poco serios", dijo Lavrov, que señaló que los australianos quizá temen un fracaso del encuentro. "Parece que ya parten de que será una cumbre sin resultados", dijo Lavrov.

El ministro replicó que como estado anfitrión Australia tiene "tanto derechos como obligaciones". Y advirtió que la situación de la economía internacional no es óptima. "Por ello la comunidad internacional debería utilizar todas las opciones, incluido el G20, para mejorar la situación".

En Bruselas, la designada jefa de la diplomacia de la UE, la italiana Federica Mogherini, dijo que ya no ve en Rusia a un socio estratégico del bloque. "Creo que Rusia sigue siendo un actor estratégico en cuestiones regionales y globales (...) pero no creo que siga siendo un socio estratégico (de la UE). Me gustaría que en el futuro volviera a serlo".

JOV (dpa, businessinsideraustralia)

dw.de