La Armada Australiana se está empleando a fondo contra la inmigración ilegalwww.fuerzasmilitares.org (29OCT2014).- El Gobierno deAustralia ha lanzado en los últimos días unaagresiva campaña de publicidad con la que busca disuadir el tráfico de personas hacia sus costas y advertir a aquellos que aspiran a llegar hasta ellas de que no conseguirán que Australia se convierta en su nuevo "hogar". El contundente mensaje empleado para ello ha generado críticas de grupos de defensa de los derechos humanos.

La campaña, que se ha elaborado en 17 idiomas, está dirigida tanto a losinmigrantes que ya residen en territorio australiano, para que adviertan a sus familiares y amigos de la imposibilidad de unírseles, como aaquellos que aspiran a realizar el peligroso viaje por marpara llegar hasta el país.

Para ello, el Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras ha elaborado un cartel en el que, en la versión para los aspirantes a inmigrantes se advierte: "De ningún modo. No lograréis que Australia sea vuestro hogar" (No way. You will not make Australia home) y se deja claro que "el Gobierno de Australia ha aprobado las leyes más duras contra la inmigración de la historia". Este mismo mensaje se repite en el resto de lenguas: albanés, árabe, bahasa, bengalí, dari, farsi, hindi, kurdo, nepalí, pashtún, rohingya, cingalés, somalí, tamil, urdu y vietnamita.

El contundente eslogan está incluido dentro en una imagen de un mar embravecido en el medio del cual se puede ver una pequeña embarcación, similar a las que usan los inmigrantes que desde Asia tratan de llegar hasta Australia.

OPERACIÓN FRONTERAS SOBERANAS

La campaña se enmarca en la 'Operación Fronteras Soberanas', la iniciativa de seguridad fronteriza que está llevando a cabo el Gobierno australiano para "detener los barcos, evitar que la gente arriesgue sus vidas en el mar y preservar la integridad del programa de inmigración de Australia", precisa el Servicio de Aduanas en la web de la campaña.

Según explica, aquellos que intenten llegar por barco hasta Australia de manera ilegal no podrán instalarse en el país sino que serán interceptados y sacados de forma segura de aguas australianas o bien serán enviados a otro país para procesar "desde allí" su eventual solicitud de asilo. En ningún caso, se aclara, se tramitará su petición en suelo australiano.

"Las normas se aplican a todo el mundo: familias, niños, menores no acompañados, personas educadas y capacitadas. No hay excepciones", recalca el Gobierno, defendiendo que esta es "su política y no cambiará". Tampoco servirá de nada el tener ya a familiares en Australia.

Asimismo, se advierte a los posibles inmigrantes de que no se crean las "mentiras" que les cuenten los traficantes de personas dándoles garantías de que se instalarán en Australia. "Estos criminales robarán vuestro dinero y pondrán vuestra vida y las vidas de vuestra familia en peligro para nada", subraya.

DEVUELTOS A SU PAÍS

El Gobierno australiano advierte de que los que traten de llegar hasta Australia por mar "serán enviados a otro país". "Corréis el riesgo de perderlo todo, incluida vuestra vida y las vidas de vuestra familia, si venís a Australia en barco sin un visado", incide.

El Ejecutivo que dirige Tony Abbott se muestra convencido de que sus medidas de seguridad impedirán que lleguen más barcos con inmigrantes hasta sus costas. Cuando se intercepte una embarcación, sus pasajeros serán "devueltos al país del que partieron o trasladados en el plazo de 48 horas a un centro de procesamiento en Papúa Nueva Guinea o Nauru".

DENUNCIA ANTE EL TPI

Esta política migratoria ha despertado ya duras críticas. Un diputado independiente de Australia ha requerido al Tribunal Penal Internacional que investigue si el Gobierno de Tony Abbott ha vulnerado alguna convención internacional con su política sobre los inmigrantes clandestinos.

"El hecho es que no es ilegal viajar a Australia y solicitar asilo, y nosotros tenemos la obligación fundamental de escuchar la petición ydar refugio a estas personas si sus reclamaciones son ciertas", ha subrayado el diputado Andrew Wilkie, autor de la petición. "En vez de ello, la práctica es enviar forzosamente a esta gente a otros países, por ejemplo Nauru, Papúa Nueva Guinea o devuelta a Sri Lanka. Esto es un crimen contra la humanidad de acuerdo con el artículo siete del estatuto de Roma", ha apuntado Wilkie.

Muchos de los inmigrantes que viajan hasta Australia han huido de conflictos como los de Afganistán, Darfur, Pakistán, Somalia y Siria, y otros que han escapado de la discriminación o de la condición de apátridas como las minorías rohingya, de Birmania, o bidun, de la región del Golfo. 

elperiodico.com