Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica compartirán la ubicación del radiotelescopio más potente del mundo.

El proyecto constará de tres mil antenas conectadas a un equipo que va poder examinar mil millones de galaxias en acelerado movimiento.

Científicos esperan que el nuevo telescopio responda preguntas fundamentales sobre el universo y la perspectiva de vida en otros planetas.

BBC Mundo