Soldado Colombiano, equipo avanzado, entrenamiento de primera, experiencia de combateAlgunas ideas preliminares sobre las ventajas y desventajas de nuestro actual entrenamiento y capacidades, en caso de enfrentar un conflicto regular.

En independencia de las reconocidas capacidades individuales y valentía de nuestros hombres, interesa hacer un análisis más amplio, serio y sustentado, de lo que implicaría tener que pelear una guerra regular teniendo actualmente un grueso de unidades organizadas, armadas, equipadas y entrenadas para librar una guerra irregular. En este orden de ideas tomaremos a la Brigada Móvil de manera genérica como punto de partida para tratar de entender y explicar esta situación hipotética.

¿Cómo nace una Brigada Móvil?

Cuando el Gobierno Nacional determina la creación de una nueva Brigada Móvil, es porque se han hecho una serie de valoraciones de tipo político, económico, estratégico, y táctico. En primer lugar, hay que entender que la guerra es un hecho político y en ese sentido la política y la guerra se condicionan mutuamente en una continua interdependencia. Activar una Brigada Móvil en una región específica y no en otra persigue obtener la mejor relación costo-beneficio, incluido el beneficio político que brinda la mejora de la seguridad y de la percepción de la seguridad a nivel regional, nacional e internacional. 

Hay valoraciones económicas que tienen que ver con el gasto inherente a la dotación inicial de la nueva unidad y su sostenibilidad en el tiempo, tanto en lo que tiene que ver con nómina y pensiones, como con gastos médicos e indemnizaciones por mutilación o muerte del personal. También en cuanto al suministro de municiones, alimentos, repuestos y toda clase de abastecimientos, que según las estadísticas existentes serán demandadas en el futuro por la nueva Brigada Móvil. Hechos todos los estudios correspondientes, se define si económicamente es viable el proyecto de activación de la nueva unidad.

Evidentemente también hay valoraciones de tipo militar. En lo táctico se tendrán en cuenta los Factores METTT, sigla que significa Misión, Enemigo, Tiempo, Terreno y condiciones atmosféricas y Tropas disponibles, mientras que en lo estratégico se analiza el cómo afectará al enemigo el accionar de la nueva unidad, estudio realizado desde un punto de vista integral (u holístico).

Si todos los estudios muestran la favorabilidad del proyecto, entonces se autoriza su creación y activación. Generalmente se esperará la llegada de un nuevo curso de suboficiales recién egresados a los Batallones del Ejército, para poder trasladar a algunos de los más veteranos a la Brigada Móvil en proceso de creación. Al mismo tiempo se selecciona a los oficiales en las diferentes unidades. Teniendo el personal de cuadros completo se les concentra y se les da el briefing de la misión. A paso seguido se procede a organizar el organigrama según las Tablas de Organización y Equipos (TOE) vigentes para este tipo de unidad, y se reparte el personal disponible para cubrir los distintos cargos.

Mientras lo anterior ocurre, los Distritos Militares por todo el país inician el reclutamiento de los reservistas de primera que sean necesarios, con buena conducta y de contingentes recientes, y los incorporan en calidad de Soldados Profesionales. Este personal pasa por exámenes médicos, psicológicos y de seguridad, luego los aprobados son concentrados y desplazados a la Escuela de Soldados Profesionales (ESPRO) en Nilo, Cundinamarca, donde los esperan quienes serán sus mandos, y el personal de instructores de la ESPRO. Allí se distribuyen entre los diferentes Batallones que conformarán la Brigada, se les entrega la dotación y el armamento, y se les somete a un intenso reentrenamiento de tres meses de duración, en el que cada soldado se especializa en una función dentro de las pequeñas unidades. Una vez reentrenada, la unidad está lista para su activación. Cosa que se hace en ceremonia especial y consiste en la entrega de la Bandera de Guerra al Comandante de la nueva Brigada Móvil por parte del Presidente de la República, o en su defecto por quién él delegue. Una vez abanderada la unidad es trasladada su área de operaciones inicial, y entra en funciones.

¿Cómo se organiza una Brigada Móvil?

Según información pública recogida de diferentes fuentes periodísticas, una Brigada Móvil está conformada por un Comando y Estado Mayor, Cuatro Batallones de Combate Terrestre (BACOT) y una Compañía de Apoyo de Servicios para el Combate (ASPC). Estas unidades agrupan a 87 Oficiales, 318 Suboficiales y 1.315 Soldados Profesionales, para un total de 1.720 combatientes.

La Brigada es comandada por un oficial de grado Coronel, este cuenta con un Estado Mayor que le asesora en diferentes asuntos. Cada Batallón es comandado por un oficial superior, generalmente de grado Mayor, que a su vez cuenta con un staff de asesores que recibe el nombre de Plana Mayor.

El Batallón de Combate Terrestre está organizado en una Compañía de Seguridad (con la que se mueve el Comandante del Batallón) y cuatro unidades de contraguerrillas de nivel Compañía, que son comandadas por oficiales en el grado de Capitán.

Actualmente la Misión de la Brigada Móvil es la de adelantar operaciones de contraguerrillas contra las diferentes estructuras de las ONT - FARC que delincan en su jurisdicción, fortalecer la legitimidad de la institución y disminuir la capacidad de lucha de los grupos armados.

La Logística

La Brigada Móvil no tiene cuartel ni instalaciones fijas, no hay alojamientos ni comedores para los soldados, sus unidades están permanentemente en campaña. La Compañía de ASPC instala su puesto de mando en la sede administrativa de un Batallón regular y desde allí garantiza el flujo constante de abastecimientos para las unidades de la Brigada que están sobre el terreno. Cuando la Brigada Móvil cambia de jurisdicción, la Compañía de ASPC se reposiciona a otro Batallón en el área general de la nueva jurisdicción, desde donde pueda seguir prestando el apoyo.

La compañía de ASPC tiene asignados algunos automotores para ejercer en condiciones óptimas las funciones de comando, también para efectuar el transporte de los abastecimientos, y para otras actividades logísticas. Estos son vehículos comerciales pintados de colores vivos. Por la naturaleza de sus operaciones, se desea que los camiones y otros vehículos pasen desapercibidos por las carreteras nacionales. Que se “infiltren” por zonas peligrosas, justo frente a las narices del enemigo.

El personal que necesita atención médica, psicológica u odontológica, se integra a la estructura logística del Batallón anfitrión de la Compañía ASPC.

Flexibilidad

Los mandos dentro de la Brigada Móvil son de diferentes armas (especialidades militares) por ello provienen de distintos Batallones, ubicados estos en distintas regiones del país. Como se mencionó antes, las tropas también vienen de distintas regiones y unidades, pues son reclutados a nivel nacional. Esto hace que la Brigada Móvil sea un crisol de saberes y capacidades, con una extraordinaria flexibilidad. Por ejemplo, si se le asignara a una Brigada Móvil la dotación de armas y equipos de una Batería de Artillería, consistente en 6 piezas de Obús de 105 mm., una carga básica de municiones de 1.200 granadas de 105 mm., 7 camiones de 2 ½ toneladas, radios, goniómetros, telémetros, y computadoras de tiro, con absoluta seguridad que a las 24 horas la batería sería operacional con el personal orgánico de la Brigada. De sus filas saldrían los artilleros (oficiales, suboficiales y soldados profesionales) con el conocimiento y el entrenamiento para operar los equipos. Igual situación ocurriría si se recibiese material de Caballería, de Ingenieros, de Comunicaciones, de Inteligencia, etc. ahí habrá quien sepa operar los equipos.

De esa forma la Brigada Móvil puede transformarse en una unidad con características distintas y más apropiadas para la guerra regular, solo con recibir los equipos adecuados. Además, tiene hombres que han operado en las diferentes regiones, por lo que la Brigada puede ser lanzada a cualquier parte del país, y también habrá en sus filas personal que haya estado antes allí y conozca el terreno, lógicamente asesorarían al comando de la Brigada Móvil, mientras todos los demás se adaptan.

¿Es necesario el cambio?

Realmente no. Al contrario, la verdadera fortaleza de una Brigada Móvil radica en sus capacidades para la guerra irregular. La doctrina de la guerra asimétrica y por ejemplo la experiencia en las guerras de Cuba, Vietnam, Irak y Afganistán, demuestran que una fuerza militar pequeña y altamente flexible puede resistir y eventualmente llegar a derrotar a un enemigo militarmente superior a través de tácticas no convencionales. Tácticas que el personal de nuestras Brigadas Móviles dominan a la perfección.

Es decir, nuestras unidades de contraguerrillas no deben convertirse en unidades regulares sino precisamente en lo contrario, deben transformarse en unidades de guerrilla. La misión debería ser la de dispersarse por el Teatro y atacar las líneas de abastecimiento del enemigo, sus puestos de mando e instalaciones logísticas, destruir cualquier infraestructura que el enemigo esté usando para sus propios fines, y en general vigilar las unidades adversarias e informar de sus movimientos al comando superior, al mismo tiempo que desarrolla de manera autónoma y descentralizada todo tipo de operaciones especiales contra el enemigo para destruir su voluntad de lucha.

Ventajas y capacidades de la Brigada Móvil en la guerra regular

Entre las principales ventajas encontramos que las Brigadas Móviles, al no tener cuartel y estar desplegadas sobre el terreno, sobrevivirían a un ataque sorpresivo y masivo de un enemigo exterior. Si todas las bases militares colombianas fuesen destruidas de repente por ataques aéreos y de misiles de crucero, las Brigadas Móviles no sufrirían daño alguno, excepto quizá la pérdida de algunos camiones, y la muerte del grupo de mando de la Compañía ASPC, mismo que sería reemplazado de inmediato por personal orgánico de la Brigada.

Otra de las ventajas a destacar, es la capacidad de la Brigada Móvil para concentrarse rápidamente y ser transportados y desplegados por helicóptero a cualquier ubicación nueva. Los hombres están entrenados para las operaciones aeromóviles.

No se puede menospreciar la capacidad que posee la Brigada Móvil para realizar largos desplazamientos a píe, así como para realizar efectivas infiltraciones diurnas y nocturnas en territorio enemigo. Se poseen modernos equipos de comunicaciones, con seguridad de voz, salto de frecuencia, ráfaga de mensajes, y contra-contramedidas electrónicas (ECCM) así como repetidoras que le permiten operar su propia red de campaña, y paneles de energía solar para recargar las baterías de los radios y otros equipos electrónicos. Estos equipos de comunicaciones permiten dar cohesión a las unidades aunque estén dispersas sobre el terreno, permitiendo al comandante orientar la maniobra y ejercer el comando y control de sus tropas.

Las unidades subalternas de la Brigada Móvil, gozan de una gran flexibilidad y autonomía y pueden realizar misiones independientes o seguir funcionando en caso de quedar aislados.

La Brigada Móvil posee una muy buena dotación de Visores Nocturnos (NVG) y un excelente entrenamiento para las operaciones nocturnas. Posee también un moderno sistema de iluminación para helipuertos improvisados, que es de fabricación nacional.

Tenemos una experiencia extraordinaria en detección y desactivación de minas y trampas explosivas, esas armas han matado o han mutilado a miles de soldados. Por ello tenemos cientos de pequeñas unidades expertas en Explosivos y Demoliciones (EXDE) distribuidos entre las distintas unidades del Ejército, incluyendo las Brigadas Móviles. El Ejército cuenta con cerca de 4.000 caninos especializados en antiexplosivos, muchos de los cuales están asignados a las Brigadas Móviles. Es de suponerse que esta experiencia puede usarse también para la función opuesta, es decir, para aplicar a un enemigo superior la guerra de minas, negándole el terreno, retardándolo, deteniéndolo o canalizándolo.

Los cuadros de mando y Soldados Profesionales (nunca olvidarlo: todos los soldados de la Brigada Móvil son PROFESIONALES, con experiencia militar mínima de 3 años y máxima de 20) tienen entrenamiento para las operaciones helicoportadas, saben procedimientos de pre-embarque, embarque, seguridad durante el vuelo, desembarque, etc. Tenemos allí gente entrenada como controladores aéreos avanzados, capaces de dirigir aeronaves propias en el ataque a superficie, y tenemos a personal de artillería capaz de actuar como observadores adelantados para solicitar y dirigir ataques de artillería. Tenemos también a paracaidistas, lanceros, comandos rurales, comandos urbanos, etc. Todo esto le otorga a la Brigada Móvil una extraordinaria flexibilidad.

Tendría que pasar algo muy extraño en el universo para que por ejemplo un Batallón de Infantería enemigo compuesto por conscriptos, llegase a derrotar a nuestra Brigada Móvil, lo normal sería que nos los comiéramos vivos.

Desventajas y vulnerabilidades de la Brigada Móvil en la guerra regular

A priori identificamos dos desventajas y una vulnerabilidad. Las desventajas son la inexistente capacidad antiaérea y la escasa capacidad antitanque, mientras que la vulnerabilidad es el factor psicológico, que hace imprevisible la respuesta emocional de nuestros hombres al recibir un posible ataque de artillería o bombas de aviación, cosa a la que nunca han estado expuestos pues el enemigo actual carece de esos armamentos.

Está claro que el Ejército de Colombia actualmente no posee misiles antiaéreos portátiles. Mientras que al interior de la Brigada Móvil la capacidad antitanque es más bien “ligera”, al poseerse una dotación de lanzacohetes antitanque RPG-22 de origen ruso, cuyo fin principal (actual) es usarse como arma antibunker en caso de ser necesario. O en el menos probable (pero posible) caso de que las organizaciones narcoterroristas le coloquen blindaje improvisado a algún vehículo para enfrentar a la Fuerza Pública. Valga anotar que se tienen registros de que esto ha ocurrido en el pasado.

Dicho esto, queda claro que con los recursos actuales, la Brigada Móvil no puede defenderse de un ataque aéreo, ni puede enfrentarse abiertamente a una unidad blindada enemiga. En ambos casos hay que emplear medidas pasivas, como la dispersión, el mimetismo y el engaño.

En cuanto al tema logístico, si la Brigada Móvil está cerca de centros poblados, esta puede abastecerse por si misma en cuanto a alimentos, medicinas, combustibles y alguna intendencia básica. Comprando los elementos en el comercio, o aplicando el sistema de requisiciones (entregando pagarés con cargo al Tesoro Nacional, a cambio de los materiales y equipos requeridos). Solo hay una necesidad logística crítica y son las municiones.

Algunas conclusiones y recomendaciones

El Comando del Ejército cuenta con 35 Brigadas Móviles que agrupan a 150 Batallones de Combate Terrestre. Una fuerza formidable de aguerridos Soldados Profesionales liderados por cuadros de mando con amplia experiencia. Poseen el mejor entrenamiento y los mejores equipos disponibles, y la flexibilidad para asumir distintos roles bélicos, incluso en un conflicto regular. Una parte de estas unidades puede ser reconvertida para usarse como unidad convencional, dotándolas de armas y equipos pesados, de esta forma, por su tamaño y capacidades operarían como Fuerzas de Tarea. Otra parte puede ser disuelta, empleando su personal para completar las TOE de otras unidades. Y una parte puede emplearse tal como está para ejercer operaciones especiales sobre la retaguardia del enemigo, bien en nuestro territorio nacional o bien sobre el territorio del enemigo.

Con algunos depósitos de municiones distribuidos secretamente por el país, nuestras Brigadas Móviles pueden hacer una guerra de resistencia por mucho tiempo, contra un enemigo superior. Siendo funcionales aun cuando el resto del Ejército haya colapsado. Para darles una mayor potencia de fuego y capacidad de supervivencia, en esos depósitos debería haber también lanzamisiles antitanque, y lanzamisiles antiaéreos portátiles.

Necesitamos efectuar maniobras de entrenamiento de gran alcance, en las que una OPFOR (Fuerza Opositora que simula las características de un enemigo hipotético) en este caso de tipo convencional, interactúe en combates simulados contra nuestras Brigadas Móviles, de manera que nuestros soldados se adapten a este tipo de ambiente operacional que incluya ataques aéreos y ataques de artillería. Con un sistema de rotación y un cronograma detallado podemos hacer que sea la OPFOR la que se mueva por todo el país y entrene durante diez días al año a cada una de las Brigadas Móviles de nuestro Ejército (10 días x 35 Brigadas = 350 días).

 

"Los tiranos no pueden acercarse a los muros invencibles de Colombia sin expiar con su impura sangre la audacia de sus delirios." Simón Bolívar

 

Sociólogo DOUGLAS HERNÁNDEZ
Editor de www.fuerzasmilitares.org
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.