Submarino Oceánico ARC “Pijao” navegando en superficie frente a la costa de CartagenaUn poco de historia y algunos datos de interés sobre la “fuerza silente” de la Armada Nacional.

Los primeros submarinos militares operacionales aparecieron a principios del siglo XX y jugaron luego un papel importantísimo en la Primera Guerra Mundial (1914-1918). Incluso antes de que los submarinos mostraran todo su potencial en ese conflicto bélico, Perú ya había captado su importancia, y adquirió dos unidades a Francia, mismas que llegaron al Perú en una fecha tan temprana como lo fue el 19 de agosto de 1911. Valga anotar que antes de eso la Marina de Guerra del Perú ya había hecho dos intentos infructuosos por crear nacionalmente pequeños submarinos de ataque. Brasil creó su flotilla de submarinos el 17 de julio de 1914, con tres unidades. Chile puso en servicio sus primeros seis submarinos el 4 de julio de 1917. Argentina recibió sus primeros 3 submarinos el 3 de septiembre de 1933. Venezuela adquirió su primer submarino el 4 de mayo de 1.960. Y en esto, igual que en otras oportunidades, nosotros llegamos tarde. Solo ecuador llegó más tarde que nosotros, pues fue apenas el 8 de marzo de 1978 que arribó su primer submarino a puerto ecuatoriano.

Los Submarinos Tácticos Cosmos SX-506

Colombia recibió sus submarinos tácticos o “enanos” del tipo SX-506, el 17 de abril de 1973, y el 6 de julio de 1974. Se trata del S-20 ARC “Intrépido” y S-21 ARC “Indomable”. Estos submarinos son de origen italiano, y cuentan con un Dique Flotante que les presta apoyo, el ARC “My. Jaime Arias Arango”. Este dique, a pesar de no ser autopropulsado, es muy importante en el sentido de que constituye una base de apoyo móvil que permite trasladar los submarinos a sitios de dispersión, alejándolos de posibles ataques aéreos o navales a las bases principales.

La primera inmersión del ARC “Intrépido” se realizó en la bahía de Cartagena, el 06 de noviembre de 1973, a 30 metros de profundidad y con tripulación nacional. Esta fecha fue escogida como el día del arma submarina colombiana.

Los Submarinos Tácticos tienen una eslora de 24 metros, una manga de 2 metros y un calado en superficie de 3,5 metros. Su desplazamiento es de 75 toneladas en superficie y 90 toneladas en inmersión. Tienen la capacidad de transportar cada uno hasta dos lanchas submarinas tipo Charriot junto con un grupo de Comandos Submarinos.

Cada SX-506 vino equipado con dos torpedos tripulados o “Chariots” (que en inglés significa “carruaje”), modelo Cosmos CE2F/X60 que se enganchan a sus costados, en Colombia les llamamos lanchas submarinas. Cada lancha submarina es tripulada por dos comandos anfibios, y puede llevar a otros a remolque. En un contenedor interno el aparato puede llevar 200 kilos de carga, que generalmente está formada por artefactos explosivos, aplicables al casco de los buques enemigos por medio  de soportes magnéticos.

Los SX-506 están pensados para operar con Fuerzas Especiales, y atacar bases navales, puertos enemigos, refinerías, puertos petroleros y todo tipo de instalaciones costeras, cables submarinos, instalaciones petroleras costa afuera (off shore), etc. infiltrándose subrepticiamente hasta los blancos para destruirlos o dañarlos gravemente. La misión es simple: llegar, minar y retirarse.

La página oficial de la Armada Nacional señala que los Comandos Submarinos, a través de un arduo entrenamiento táctico desarrollaron capacidades para desempeñarse en medio acuático y terrestre, empleando equipo especial para el cumplimiento de misiones específicas en objetivos determinados y bajo condiciones adversas de tiempo y terreno.

Capacidades de los Comandos Submarinos:

- Buceo con el sistema ARO (el aire se recircula y no genera burbujas).

- Conducción y operación de las Lanchas Submarinas Chariot.

- Colocación y activación de cargas submarinas a buques e infraestructuras enemigas.

- Escape de garita desde Submarinos Tácticos.

- Ejecución de operaciones ofensivas y asaltos a objetivos ubicados en playas y zonas costeras.

- Infiltración a zonas hostiles para obtención de inteligencia de combate.

- Interdicción, inmovilización y abordaje de lanchas GO-FAST en movimiento a bordo de helicópteros y lanchas rápidas.

- Revistas subacuaticas antiexplosivos a buques, muelles e infraestructuras.

La Armada Nacional ha capacitado y entrenado 24 cursos para “Comandos Submarinos”.

El procedimiento operativo para el empleo de los SX-506 tiene varia etapas, por ejemplo:

- Los planes ya deberían existir en el marco de las hipótesis de conflicto desarrolladas por el Estado Mayor Conjunto, de tal suerte que al recibir la orden y el blanco, uno de los planes se activa, el personal se concentra y recibe el briefing de la misión.

- Se embarcan y el dique flotante es posicionado en proximidad al objetivo.

- Allí lanza los SX-506 que navegarán en inmersión hasta unos pocos kilómetros del blanco.

- En este punto los comandos salen del submarino enano a través de una garita especial, y desenganchan las Chariots, y a bordo de ellas se infiltran en las instalaciones portuarias.

- Colocan los explosivos con espoletas de retardo.

- Se retiran al encuentro del submarino nodriza.

- Una vez encontrado el submarino nodriza, enganchan las Chariot nuevamente, y abordan el SX-506.

- El Submarino Táctico se retira del área en busca del dique flotante.

- El dique flotante se retira del área general, y la unidad espera una nueva misión.

Tenemos los Comandos Submarinos entrenados para cumplir estas misiones, y tenemos los Submarinos Tácticos capaces de transportarlos hasta los blancos. Son una herramienta formidable en manos del mando naval, pero su uso depende de la voluntad política de llevar la guerra al interior del territorio enemigo, destruyendo su infraestructura. Hay que tener en cuenta que si nosotros lanzamos un ataque de este tipo sin provocación previa seguramente habrá ataques de represalia contra nuestro propio territorio, pero también hay que saber que tenemos la capacidad de lanzar este tipo de represalia en caso de ser atacados primero.

Valga anotar que los SX-506 también pueden ser lanzados sin las Chariots, llevando 6 minas Mk-21 y 8 minas de la serie Mk-50. Ambas de origen estadounidense. Las Mk-21 son minas de 27 libras (12 kilos) que poseen mecanismos de sellado para instalarles diferentes cargas explosivas, su espoleta es de tipo magnético. Las minas de la serie Mk-50 son de mayor tamaño y poder destructivo. Con estas minas se pueden minar los accesos a los puertos enemigos o importantes canales de navegación.

Los SX-506 recibieron un mantenimiento mayor y modernización en 1980, cuando entre otros trabajos se les alargó el casco dos metros más para acomodar un equipo de aire acondicionado. Después en 1995 estos submarinos fueron sometidos en Cartagena a un plan de modernización y mantenimiento de varias fases, con personal y tecnología propias, renovando las baterías principales y sus sistemas de control de carga automática, así como también renovando las baterías auxiliares. Unos años después se efectuó por primera vez un cambio de acero en el casco de ambos submarinos, trabajos realizados completamente en los astilleros de COTECMAR, en Cartagena, lo que permite extender aun más la vida útil de estas unidades. En 1998 participaron por primera vez en unas maniobras navales multinacionales UNITAS.

Durante maniobras adelantadas en el año 1986, uno de los Chariots, la lancha submarina “Delta”, se soltó accidentalmente del brazo de sujeción del submarino nodriza ARC “Intrépido” y chocó con el fondo del mar, su casco sufrío una avería irreparable y fue retirado del servicio, quedando apenas 3 Charriots al servicio de la Armada Nacional, mismas que el 15 de enero de 1997 recibieron los nombres de ARC “Defensora”, ARC “Poderosa” y ARC “Protectora”.

Valga anotar que en el 2007 las Lanchas Submarinas fueron repotenciadas y modernizadas, por medio de la instalación en cada una de ellas de un pinger emisor multifrecuencia, un pinger receptor, consolas de ubicación y tiempo TAC-100A1, y brújulas de navegación TAC-100-2, además se realizó el cambio de los acumuladores principales y de reserva.

Hay tres preguntas que hace tiempo me carcomen, la primera es por qué nunca se remplazó la Chariots que se perdió, la segunda el por qué -después de tanto tiempo manejando los equipos- no hemos sido capaces de asimilar la tecnología de los Submarinos Costeros SX-506 y de las Lanchas Submarinas CE2F/X60, para fabricar versiones nacionales. Sobre estas últimas, como ya se mencionó, las partes más críticas se pueden comprar en el mercado internacional, pudiendo hacer nosotros aquí el ensamble e integración de los sistemas. Da pena que los narcotraficantes  sean capaces de fabricar submarinos y semisumergibles por docenas, mientras que nuestra Armada no se atreve a experimentar con estas tecnologías. Precisamente la tercera pregunta es qué hace la Armada Nacional con todos los submarinos y semisumergibles artesanales que captura a los narcotraficantes. ¿Acaso no tienen ningún uso militar?, ¿qué podemos aprender de estos aparatos que sirva para que la Armada Nacional o Cotecmar avance en la fabricación de Submarinos Tácticos Nacionales?

Los Submarinos Oceánicos U-209/1200

El Gobierno Colombiano encargó dos submarinos alemanes U-209/1200 al astillero alemán Howaldtswere Deutshe Werft (HDW), el primero de ellos fue abanderado y bautizado el 14 de abril de 1975 recibiendo el nombre de ARC “Pijao”, mientras que el segundo se abanderó y bautizó el 18 de julio de 1975, recibiendo el nombre de ARC “Tayrona”. En ambos casos la ceremonia especial se realizó el Kiel, ciudad sede del astillero HDW, desde donde los submarinos emprendieron el viaje a  Cartagena de Indias, ciudad ubicada a orillas del Caribe colombiano, que es la sede de la Flotilla de Submarinos de la Armada Nacional.

Al llegar a Colombia estos submarinos, adquirimos una capacidad estratégica que nunca antes habíamos tenido. Los Submarinos Oceánicos U-209/1200 desplazan 1.285 toneladas, tienen un alcance navegando en superficie de 11.000 millas náuticas a una velocidad de 10 nudos (20.000 Km a 20 Km/h); su alcance haciendo uso del snorkel es de 8.000 millas náuticas a 10 nudos de velocidad (15.000 Km a 20 Km/h); mientras que navegando completamente sumergidos alcanzan las 400 millas náuticas a una velocidad de 4 nudos (740 Km a 7 Km/h). Su máxima velocidad en superficie es de 12 nudos, mientras que sumergidos pueden alcanzar los 22 nudos. La propulsión es diesel-eléctrica, poseyendo 1 motor eléctrico y 4 motores diesel MTU de 12 V 493 AZ80 de 5.000 CV, con un eje para transmitir la potencia a la hélice, misma que posee 5 palas. Cada U-209 lleva una tripulación de 8 oficiales y 28 suboficiales.

Valga anotar que el tema de la propulsión es uno de los más críticos en cuanto a los submarinos. Que estos sean del tipo “diesel-eléctrico” significa que tienen ambos tipos de motores, y que estos trabajan alternativamente dependiendo de si el submarino está navegando en superficie o sumergido. Como todos saben, los motores de combustión interna necesitan mucho oxigeno para poder funcionar y además generan gases tóxicos, de tal manera que en inmersión se emplea el motor eléctrico y en superficie los motores diesel. Al navegar en superficie con los motores diesel, al mismo tiempo se van cargando las baterías que empleará luego el motor eléctrico. Hay un punto intermedio y consiste en la navegación con “Snorkel”, cosa que consiste en una manguera con una cabeza especial de flotación por la que el submarino puede tener una línea de aire con la superficie, lo que permite usar los motores diesel estando el submarino sumergido.

Valga anotar que la condición más segura para un submarino es estar sumergido al máximo de su capacidad, y bajo capas de agua de distinta temperatura, mientras que su condición más vulnerable es estar emergido o navegando en superficie, de esta manera puede ser rápidamente detectado y hundido por las fuerzas navales enemigas. Un punto intermedio entre ambas condiciones es la navegación con Snorkel, donde solo aflora a la superficie la cabeza de flotación del dispositivo, que a pesar de que se va moviendo por la superficie, genera una estela mínima, indetectable por los radares de vigilancia de superficie y por dispositivos infrarrojos, así como en condiciones nocturnas. La única forma de detectarlo es visualmente y solo si pasa muy cerca de un navío enemigo, o por observación aérea de patrullas aeronavales enemigas. La máxima profundidad posible para un submarino U-209/1200 son los 300 metros.

El mantenimiento de las baterías del submarino es un proceso complejo y costoso que se hace normalmente en ciclos de mantenimiento quinquenales (cada 5 años). Pero aunque ese parece ser el tiempo óptimo recomendado para realizar el mantenimiento, el submarino puede continuar operando por mucho más tiempo de ser necesario. Durante las primeras décadas nuestros submarinos eran enviados a Kiel (Alemania) para el mantenimiento de las baterías, ahora lo estamos haciendo aquí con apoyo de técnicos de HDW. Nos ahorramos mucho dinero y desgaste de la máquina. Téngase en cuenta que la tripulación que lleva al submarino se queda en Kiel por varios meses, esperando que el navío esté listo para traerlo de regreso, de esta forma los gastos de nómina, alojamiento y alimentación del personal, incrementan también el costo del mantenimiento del equipo.

A los U-209/1200 colombianos se les realizó un mantenimiento mayor importante y una modernización, en la que se les instalaron mejores sensores. Si se tiene en cuenta que los submarinos no tienen ventanas, y que navegan en inmersión guiándose solo por cálculos complejos y la información de sus sensores, se comprenderá que estos equipos son vitales y lo importante que fue modernizarlos. El sonar es quizá el principal sensor de un submarino, con él pueden detectar a sus blancos y adquirir una conciencia situacional táctica sin jamás mirar fuera. Entonces, si trabajas a bordo de un submarino, en las oscuras profundidades del océano, el sonido es al mismo tiempo tu mejor aliado y tu peor enemigo.

Los submarinos U-209/1200 llevan a bordo 14 torpedos modelo SST4, 8 de los cuales están dentro de los tubos listos para el disparo, y los otros 6 en reserva. Con cada uno de estos torpedos puede destruirse un buque enemigo. Estos submarinos nos otorgaron una capacidad de ataque estratégico que nunca antes habíamos tenido. Por ejemplo, podemos desplegarlos a cualquier lugar del Caribe a amenazar la navegación enemiga, a bloquear un puerto de interés, o a atacar una base naval. Podemos lanzarlos contra los buques logísticos o de guerra del enemigo, o contra los buques mercantes que violen zonas de exclusión. Podemos desbaratar operaciones anfibias en nuestra contra, atacando el convoy anfibio en desplazamiento, o podemos proteger nuestras propias operaciones anfibias contra la intervención de unidades de superficie enemigas.

La sola sospecha de la presencia de los submarinos en una zona de mar hará que el enemigo dedique buena parte de sus buques de escolta a proteger su navegación.

Diesel Electric Submarine Initiative (DESI)

Los submarinos diesel-eléctricos -como los U-209/1200 de la Armada Colombiana-, son tan peligrosos y vigentes a pesar de su edad, que la US Navy (la Armada de los Estados Unidos de Norteamérica) realiza cada año unas maniobras antisubmarinas de 3 meses de duración llamadas Diesel Electric Submarine Initiative (DESI) o Iniciativa Submarino Diesel Eléctrico. Estos ejercicios se llevan a cabo con unidades navales de la Tercera Flota de la Armada de EEUU. a las que se invita a alguna armada amiga para que lleve sus submarinos diesel-eléctricos, contra los que ensayan todo lo que tienen, y aun les cuesta detectarlos y “destruirlos”. Por decisiones de carácter estratégico, la US Navy no posee ningún submarino diesel eléctrico en sus inventarios, todos son de propulsión nuclear.

Durante los últimos años había sido la Marina de Guerra del Perú la que aportara sus submarinos diesel-eléctricos U-209 a las maniobras binacionales, pero desde el 2011 se prefirió a Chile  y sus más modernos submarinos Scorpene. No es por hacerles la mala atmósfera, pero a mi me parece que no es una buena idea ayudar a una potencia militar y económica a que mejore sus capacidades operativas contra lo ÚNICO que tenemos los países en desarrollo que podría darnos un mínimo de posibilidades para enfrentarlos en caso de guerra. Nosotros también hemos enviado a nuestros submarinos a DESI en el pasado, y nos ha parecido muy chévere. Demostrando una vez más nuestra posición subalterna e irreflexiva frente a nuestros aliados. Perfectamente podemos agradecerles su apoyo a través de otras manifestaciones de afecto que no incluyan anular nuestra capacidad estratégica.

¿Vamos a comprar más submarinos?

Al parecer el rápido incremento de las capacidades de otras armadas suramericanas ha generado la necesidad de fortalecer también la nuestra. En este sentido, ha trascendido a los medios que Colombia está en negociaciones con Alemania para comprar tres submarinos usados del tipo U-206, que aunque son más pequeños que los U-209, y de diseño y fabricación anterior a estos últimos, ciertamente representarían un incremento de nuestras capacidades. Se supone que actualmente los dos primeros están en proceso de tropicalización y llegarán a Colombia en el 2013 y en el 2014, mientras que la tercera unidad conservará sus actuales características para servir en el entrenamiento de tripulaciones en Alemania, y eventualmente será tropicalizado también para incorporarlo a la Armada Nacional como submarino de entrenamiento y luego fuente de repuestos.

Los U-206 -por sus capacidades y características- vendrían a ubicarse en una categoría intermedia entre los SX-506 y los U-209, como podemos apreciar en esta pequeña tabla comparativa:

Tabla comparativa

Debemos tener en cuenta que si bien los U-206 entraron en servicio en 1971, entre 1987 y 1992 se les realizó una completa modernización, adelantada por los astilleros Thyssen Nordseewerke, de Emden. Siendo así, un U-206 modernizado sería un arma más avanzada que un U-209 sin modernizar.

En la documentación oficial que trata sobre este proyecto de compra, se plantea como una justificación que los SX-506 están obsoletos y es imposible mantenerlos en servicio. Explicación ridícula que desconoce lo que ha sido la historia de estas unidades y sus condiciones actuales. Supongo que se trata de convencer a los políticos de facilitar el dinero para los U-206 pintándoles el panorama más negro de lo que realmente es. Incluso se argumenta en esos documentos que los submarinos U-206 son para remplazar a los SX-506, lo que sería un error garrafal. Como se ve en la tabla que antecede, los tres equipos tienen capacidades diferentes y sirven para diferentes cosas, tenemos que conservar todas esas capacidades.

A los congresistas hay que hablarles con la verdad, necesitamos los submarinos U-206 para aumentar nuestras capacidades defensivas, no para remplazar a los submarinos SX-506. Esto es así porque las amenazas exteriores aumentaron y no podemos quedarnos sentados esperando a que ocurra una guerra y no tengamos con qué defendernos, como ya nos pasó en 1930 en el conflicto contra Perú. Ponernos a exagerar y a dar argumentos que no son ciertos, puede terminar afectando la credibilidad de las Fuerzas Militares frente a Congreso. Y es que esto no es algo anecdótico, pues para justificar la compra de los aviones Super Tucano, se dijo que los A-37 y Bronco estaban en las últimas, y que se necesitaba a los Super Tucano para remplazarlos de inmediato. La verdad es que los Super Tucano fueron recibidos en su totalidad y ya llevan años operando, junto a los aviones que se supone debieron haber remplazado.

A modo de conclusión

Nuestros submarinos U-209/1200, a pesar de su edad, aun conservan plena vigencia, sobretodo gracias a las actualizaciones que han recibido a lo largo de los años y que están recibiendo actualmente en el marco del “Plan Orión” de la Armada Nacional. No podemos ignorar que en el contexto regional, nuestra flota de superficie ni es la más numerosa ni es la más potente, teniendo eso claro se aprecia mejor la importancia de nuestras unidades submarinas oceánicas, y teniendo en cuenta sus capacidades como arma estratégica, se entiende el por qué del interés por adquirir los submarinos U-206 de los excedentes alemanes. Esperamos que esta compra se concrete, sobre todo porque incrementará nuestra capacidad estratégica, nuestra presencia en los mares territoriales, y nuestra capacidad de disuasión frente a las amenazas externas. Además, los U-206 vendrán con torpedos Atlas Electronik DM2A3, que son mucho mejores que los que actualmente usan nuestros submarinos U-209. De hecho se espera estandarizar los torpedos de los U-209 al nuevo modelo, para todas las unidades submarinas oceánicas usen la misma arma.

En relación con los SX-506, considero que además de los dos originales deberíamos contar con otras unidades desarrolladas nacionalmente. Igualmente con las lanchas tripuladas CE2F/X60. No se trata de construir un transbordador espacial, es de suponerse que nuestros ingenieros deberían ser capaces de fabricar algo así partiendo del material disponible y la experiencia de nuestros Comandos Submarinos. Repito que es vergonzoso que los narcotraficantes fabriquen submarinos y semisumergibles por docenas, y nuestra Armada no haya hecho aun el primero. Aprovechando el apogeo que está teniendo COTECMAR en cuanto a la fabricación de unidades de superficie, deberían ponerles el reto de diseñar y fabricar un submarino costero, con mejores capacidades que los actuales SX-506 a los que no podemos dar de baja sin más sin más, perdiéndose la experiencia acumulada por más de 30 años de operación continua.

Sobre el Diesel Electric Submarine Initiative (DESI), ¡por el amor de Dios, no vuelvan a ir!, "Los Estados Unidos no tienen amigos, solo intereses" (John Foster Dulles). Los submarinos son la única cosa en manos de nuestros militares que le puede causar un poquito de preocupación a las potencias militares del mundo, si es que pensaran en atacarnos algún día. Se escapa de toda lógica que vayamos voluntariamente a ayudarlos a entrenarse en tácticas y procedimientos para destruir precisamente nuestro tipo de submarino.

No podemos olvidar que en la Guerra de las Malvinas (1982), EE.UU. entregó un lote de los novísimos misiles aire-aire Sidewinder a los ingleses, además de información de inteligencia satelital, cosa que les dio una ventaja decisiva sobre Argentina. ¿Será que en caso de otra guerra en la que deban tomar partido, podrían terminar entregando a nuestros enemigos información sobre nuestras tácticas o sobre nuestras firmas sonoras, frecuencias, u otros aspectos particulares que nos hagan más vulnerables?, definitivamente no lo sabemos, y frente a la duda es mejor la prudencia. Repito, que frente a todo lo positivo que los Estados Unidos hacen por nosotros, debe haber otras cosas con las cuales podamos demostrar nuestro agradecimiento, que no sea condenar a muerte a nuestros submarinistas.

Creo  que necesitamos sacar a nuestros submarinos del muelle en la Base Naval de Cartagena donde siempre han estado. Allí están extremadamente vulnerables a ataques aéreos y expuestos a la constante vigilancia de posibles espías enemigos. Debemos construir algunas facilidades en otras Bases Navales y Bases de Gaurdacostas, donde nuestros preciados Submarinos Oceánicos puedan hacer despliegues operacionales y/o dispersarse en caso de tensiones. De su supervivencia a los momentos iniciales de un conflicto depende su posterior utilidad durante la guerra.

Hablando de guerra y de las ventajas de nos proporcionan nuestros submarinos oceánicos, no debemos pasar por alto que nuestros potenciales adversarios regionales también tienen submarinos, algunos incluso tienen más unidades que nosotros. Es decir, que el daño que nos pueden hacer es proporcional o superior al que nosotros podemos causarles a ellos.

“Solo hay dos clases de buques, los submarinos y los blancos…”

Sociólogo DOUGLAS HERNÁNDEZ
Editor de www.fuerzasmilitares.org
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.