Instantes previos a la apertura del evento.De acuerdo a nuestra experiencia de campo, mientras cubríamos los tres días que duró la Feria Internacional de Seguridad y Defensa -EXPODEFENSA III-, en Bogotá, presentamos a nuestros lectores un resumen de nuestras impresiones, categorizadas como "lo bueno", "lo malo" y "lo feo". Si en algún momento herimos suceptibilidades, queremos que sepan que... esa es la idea.

Lo bueno

- La labor de la viceministra Yaneth Giha y de su equipo de trabajo para sacar adelante esta versión de la Feria, que sin duda alguna ha sido la mejor de las tres -y si opinamos es porque hemos asistido a las tres-.

- Las instalaciones de Corferias, la eficiencia y amabilidad de su personal, son una garantía de que la logística de estos grandes eventos será la mejor.

- La amabilidad y eficiencia de la Oficina de Prensa del Mindefensa, especialmente del periodista Juan Carlos Sierra. Lo que permitió a los comunicadores recibir todo el apoyo requerido para cumplir con sus funciones.

- El diseño de los diferentes stands de las empresas participantes, cuya excelente estética daba cuenta de la importancia de dichas empresas, y de su interés por causar la mejor impresión entre los asistentes a la Feria.

- El número de empresas participantes, y el reconocimiento mundial de muchas de ellas, lo que habla de la importancia de la Feria.

- La presencia de las representaciones de las Fuerzas Armadas de Colombia, con sus hombres y equipos, a quienes pudimos rendir un merecido homenaje, al tiempo que pudimos también conocer los desarrollos en ciencia y tecnología de las distintas instituciones.

- La amabilidad de la mayoría de los expositores. Así es, hubo personas en los stands que no eran amables, de eso hablamos más abajo.

- En cuanto a los stands de empresas estadounidenses hay que resaltar la personalidad carismática y sociable de los expositores de origen latino.

- El material audiovisual, la publicidad, y los brochures con información sobre las empresas y sus productos, fueron de primera calidad, y permiten a los tomadores de decisiones, a la prensa, y a los visitantes en general, formarse una idea clara sobre qué es lo que se está ofertando en este mercado.

Lo malo

- Parece que tres días fue muy poco. A nosotros -como prensa especializada-, no nos dio tiempo de cubrir todos los stands.

- El hecho de que la Feria se realice en semana, limita la asistencia del público en general debido a restricciones laborales. De forma que nuestro pueblo no puede disfrutar de la exposición. 

- Durante los tres días del evento vimos a la señora Viceministra Yaneth Giha recorriendo los distintos pabellones de la Feria y visitando a los expositores, pero... tuvimos la impresión de que el Alto Mando Militar no estuvo suficientemente interesado en el evento. Son precisamente ellos, los tomadores de decisiones, quienes deben aprovechar más la feria para ver lo último en el mercado de la seguridad y la defensa, lo que necesitan nuestras tropas. Y es a ellos precisamente a quienes los expositores quieren tener la oportunidad de recibir.

- En muchos casos las empresas extranjeras no tenían a mano a un traductor o a alguien de su representación en Colombia. Esto dificultó mucho la interacción con quienes no hablamos el inglés. Así es, no hablo inglés pero no me avergüenzo, yo no fui allá, ellos vinieron aquí, deberían haber previsto lo del tema de la comunicación con las "clases populares".

- Los baños quedan retirados de los pabellones, de modo que hay que caminar mucho para ir hasta ellos. Quienes estamos en la tercera edad y necesitamos ir seguido al baño, encontramos en esto una dificultad.

- Las comidas son excesivamente caras. En uno de los cafetines internos de los pabellones, dos juguitos de naranja y dos empanadas, costaron 13.000 pesos.

Lo feo

- El trato que dieron los chinos de la empresa CETC International a la prensa y al público en general no fue feo, fue HORRIBLE. Imagínense que el guache que parecía ser el jefe en ese stand, después de regañar a la pobe chica que servía de traductora, nos dijo sin voltear a mirarnos que "ellos no daban entrevistas a medios extranjeros". Habría que aclararle que el extranjero es él porque aquí estamos en Colombia, y además deberían darle un cursito comunista de "fraternidad entre los pueblos" porque venir a una exposición internacional a maltratar a los nacionales del país anfitrión, es como maluco, y sobre todo desubicado. Pero que nadie se preocupe, en defensa de nuestro pueblo capitalista y honrosamente colombiano, dedicaremos un artículo aparte a este suceso, y a los maleducados de CETC International.

- La actitud de los israelíes en general es supremamente desagradable, y de remate vienen bastantes por cada empresa. Es decir, que nos saturan los stands de ese país de personas desagradables, la mayoría de los cuales no hablan español, y los que si hablan español no dan declaraciones. Están allí y solo hablan entre ellos o con personas V.I.P.. Incluso hubo un detalle que me impresionó bastante. En uno de los stands de Israel, tenían un plato con pequeñas piedras. Pensando que podría tratarse de algo con significado en su cultura, recordando la película "La Lista de Schindler" y como los supervivientes colocaban piedras sobre la tumba del personaje, me atreví a preguntar de qué se trataba, el israelí me contestó que no tenía ningún significado especial, y que si quería me regalaba una, y puso una roca en mi mano. Lo cual fue humillante en el sentido de que yo no le estaba pidiendo nada, y sin embargo el incidente ocurrió en Halloween, de ahí que me activó el modo de "resentido social" y lo tomé como una ofensa, fue como si me dijera: "tonto tercermundista, vienes arrodillado a pedirnos confites, pero nosotros los judíos no te daremos sino piedras, no mereces nada", en fin, supongo que me "empeliculé" pero les estoy contando lo que viví y como me sentí, supongo que ahí está el valor agregado.

Conclusiones:

Ojalá la viceministra y su equipo sigan esforzándose tanto como hasta ahora por todas las funciones que les son propias, no es solo la Feria lo que han hecho bien, vemos como las empresas del GSED están avanzando a paso de vencedores, gracias al direccionamiento de este viceministerio.

Ojalá la cuarta versión de la Feria aumente por lo menos en un día. De esta forma podríamos hacer una cobertura más amplia de la participación de los distintos expositores.

A los amigos chinos de la empresa CETC International quiero decirles, que si la próxima vez piensan venir con la misma actitud, mejor no vuelvan. Aquí tenemos suficientes atarbanes como para tener que soportarlos a ustedes también.

A los israelíes, quisiera decirles qué hacer con sus pequeñas rocas, pero la decencia y mi imagen pública me lo impiden. Sinceramente espero que nuestra industria militar avance muy rápido para no tener que comprarles nunca más. Además, me pusieron a pensar que si así es que tratan a los pobres palestinos, es compresible que ellos estén rebotados contra ustedes.

 

Fue un gusto haber realizado esta cobertura, pues apartando la mala experiencia con chinos e israelíes, conocimos personas maravillosas tanto colombianas como extranjeras, con las que esperamos desarrollar relaciones de largo plazo. Hasta una próxima oportunidad. 


Sociólogo DOUGLAS HERNÁNDEZ 
Editor de www.fuerzasmilitares.org 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.