Aeropuerto Internacional José María Córdova de Rionegro, Antioquia - ColombiaEn la actualidad pocos sectores de la actividad económica necesitan de la seguridad tanto como el transporte aéreo de pasajeros y mercancías, en la medida en que los desplazamientos de personas y el traslado de la carga son fundamentales en la economía del mundo global en que nos encontramos.

No en vano, los atentados terroristas ocurridos en este ámbito han sido los de mayor magnitud en la Historia de la Humanidad, tanto por número de víctimas como por el valor de los daños producidos, incluyendo aquí los daños materiales directos de los actos terroristas como los derivados posteriormente de ellos (inversiones en seguridad, ralentización del negocio…)

Según la definición de la OACI (Organización Internacional de Aviación Civil) la seguridad aeroportuaria es “la combinación de medidas, recursos humanos y materiales destinados a proteger la aviación civil contra los actos de interferencia ilícita”.

Así, se viene empleando el término AVSEC para aludir lo relacionado con la Seguridad de la Aviación Civil.

El vulnerar la Seguridad de la Aviación Civil es una amenaza que sigue estando muy presente en la actualidad, puesto que los réditos que obtienen los terroristas por una acción de este tipo son enormes: gran número de víctimas en una simple acción, publicidad sobredimensionada, daños materiales y económicos, y, por supuesto, el fin último de estos grupos delincuentes que es crear un estado psicológico de terror.

Saberse objetivo del terrorismo internacional ha hecho que las autoridades hayan intentado paliar la situación con una abundante regulación normativa en la materia; de hecho, los acontecimientos puntuales que han ido aconteciendo han motivado reformas y adaptaciones en la normativa, como las inspecciones del calzado o la restricción de acceso con líquidos.

Venimos hablando en estas líneas de atentados terroristas, pero para hacerlo con propiedad debemos decir que la OACI los engloba en lo que se conoce como actos de interferencia ilícita, que son “actos o intentos que ponen en peligro la seguridad de la aviación civil y el transporte aéreo”.

Si traducimos estos actos a modalidades concretas de ejecución, podemos señalar tres tipologías específicas como las más preocupantes en la actualidad.

Por un lado atentados con explosivos ejecutados con terroristas suicidas, bien a través de explosivos introducidos en prótesis implantadas en el cuerpo, o a través de explosivos alojados en el interior del cuerpo humano de modo similar al que utilizan los “muleros” de la droga.

Por otro lado los Manpads o misiles guiados tierra-aire ligeros.

También preocupa el perfil denominado “lobo solitario”, con hechos recientes acaecidos como el caso de Mohamed Merah y otros en Francia o el de Juan Manuel Morales Sierra, un joven de 21 años que planeó atentar con explosivos en la Universidad de Baleares.

Estas modalidades son preocupantes ya que a día de hoy serían más difíciles de detectar; es por este motivo que quizás en un futuro cercano veamos implantados con generalidad los llamados escáner corporales. De la misma manera proyectos como el “Passenger experience” de la IATA incidirán en los procedimientos de seguridad (profiling, selecting…)

Además de influir en los medios técnicos y en los procedimientos de seguridad, hay que señalar el importante papel que juega la formación del personal implicado (sea o no de seguridad) y el extraordinario modelo, puesto en marcha en España por la AESA (y por otras autoridades en otros países) dotado de una enorme seriedad y rigurosidad.

Por último, para cerrar estas breves reflexiones, mencionar con carácter general la enorme casuística que se da en el ámbito de la seguridad aeroportuaria con todo tipo de hechos (algunos de ellos sin llegar a ser actos de interferencia ilícita sí son incidentes reseñables), desde detección de armas en los controles a tráfico de especies protegidas de animales, desde robos de material a intrusiones, etc…

Como conclusión, todos debemos concienciarnos de la necesidad y beneficios de la seguridad aeroportuaria, pues estos actos suceden en cualquier lugar del mundo y con frecuencia diaria.


Por José Ignacio Olmos Casado
Director de Seguridad - Formador AVSEC
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.