Tanques T-72M1V del Ejército VenezolanoContinuando con el ejercicio académico iniciado hace unos días y que ha tenido gran acogida entre nuestros lectores (la parte 1 obtuvo 2.000 visitas en las primeras 24 horas luego de su publicación), nos atreveremos ahora a profundizar un poco en los enfrentamientos terrestres de una hipotética guerra entre Colombia y Venezuela.

Repetimos que el propósito único y fundamental de esta serie de artículos es crear conciencia entre el pueblo colombiano de la gran desventaja en que nos encontramos por no haber tomado decisiones a tiempo. Deseamos pues crear una matriz de opinión favorable a la adquisición de los equipos y armamentos que sean necesarios para establecer un equilibrio estratégico en la región.

En la entrega anterior hicimos un repaso de las que presumiblemente serían las operaciones aéreas estratégicas de la Fuerza Aérea Venezolana sobre blancos en territorio colombiano. Como resultado de dichas operaciones y asumiendo que fueron exitosas para el enemigo, es previsible que la situación en Colombia sea esta:

Gobierno Nacional

El Presidente de la República rodeado por la mayoría de sus Ministros y representantes del Alto Mando Militar y Policial, ha aparecido varias veces ante los medios denunciando el ataque del que Colombia ha sido víctima, asegurando que el Gobierno sigue en píe y que se están tomando las medidas más apropiadas para defender nuestra soberanía. Se ve al periodista Luís Eduardo Maldonado bastante activo cubriendo estos terribles eventos así como las reacciones de las altas personalidades del Gobierno Colombiano.

Los edificios históricos del poder ejecutivo, el poder legislativo y el poder judicial han quedado destruidos. Los medios internacionales han presentado las imágenes de los edificios en llamas y los cuerpos de socorro intentando contener los incendios. Curiosamente -debido a la interrupción del fluido eléctrico en muchas regiones del país y a la intermitencia del servicio en otras- la comunidad internacional está mejor informada de la situación que los mismos ciudadanos colombianos.

Varios Ministerios y Entidades Autónomas han quedado inoperantes al perder no solo sus instalaciones sino también su información, medios y recursos.

La sede de la Presidencia de la República se traslada a las instalaciones de uno de los Ministerios que no sufrió daño alguno.

Factor Económico

Los daños a la infraestructura energética han ocasionado apagones en varios departamentos. Debido a la destrucción de las tres principales hidroeléctricas es difícil normalizar la situación.

La falta de fluido eléctrico paraliza la producción en muchas industrias.

La destrucción de los principales puertos traumatiza el comercio internacional y seguramente habrá en breve desabastecimiento de elementos esenciales para la economía, y peor aún, desabastecimiento de algunas clases de alimentos. Se dispara la inflación.

La destrucción de las dos principales refinerías del país ocasiona el inmediato desabastecimiento de combustibles.

Los daños en las carreteras, puertos y aeropuertos, hacen colapsar el transporte. El turismo se paraliza de inmediato. Los extranjeros abandonan el país masivamente.

Población Civil

De acuerdo a la planificación del Alto Mando Venezolano, entre las últimas cosas que se destruyó con sus ataques aéreos estratégicos, estaban las hidroeléctricas. Su objetivo era que toda la población colombiana se enterara por los medios de que la guerra había comenzado, que conociera las dimensiones del ataque que Venezuela estaba realizando, y que finalmente -al quedarse sin electricidad- tuviesen un “apagón informativo”, esto ha creado pánico en varias ciudades. Miles de personas están saliendo de las zonas urbanas para irse al campo donde piensan que estarán más seguras.

En algunos sitios se han presentado saqueos, por la creencia de que habrá desabastecimiento de alimentos debido a la guerra. Lo cual por desgracia es cierto.

De manera espontánea millones de hombres han acudido a las unidades militares, zonas y distritos, a incorporarse para luchar en la guerra. Se descubre que solo hay reservas logísticas para uniformar, armar y equipar a una parte de los reservistas de primera línea. Se hace evidente que no hubo una juiciosa planificación que tuviese en cuenta un escenario como este.

Para evitar que los apagones generen desórdenes, saqueos, o favorezcan a la delincuencia, el Gobierno Nacional establece por las noches un toque de queda de obligatorio cumplimiento. Solo se permite la circulación de unidades militares, policiales, y de los cuerpos de socorro.

Ministerio de Defensa

Las instalaciones han quedado destruidas, lo que constituye un golpe al prestigio del Ministro y de los altos funcionarios de ese despacho. Al ser interrogado por el periodista Carlos Barragán y otros representantes de la prensa en relación a las causas del descalabro que ha sufrido la soberanía de nuestro país, el Ministro presenta evasivas, culpa a sus antecesores, y habla de manera difusa de una serie de proyectos de compra de tanques, cazas y buques, que nunca se concretaron.

Comando General de Las Fuerzas Militares

Las instalaciones han quedado destruidas. El despacho del Comandante General, así como las oficinas del Estado Mayor Conjunto, con toda la documentación, computadores, materiales y equipos, se han perdido. En entrevista con Yamid Amat, el Comandante de las Fuerzas Militares sigue la línea del Ministro de la Defensa y culpa a sus antecesores de la situación en la que quedó el país luego del masivo ataque venezolano, argumenta que él recibió unas Fuerzas Militares preparadas para la guerra contra el narcoterrorismo y nunca le pidieron tomar previsiones para un posible conflicto internacional.

Debido a los daños sufridos por la red de campaña, las órdenes de alto nivel se transmiten por medio de los escasos teléfonos satelitales disponibles, e incluso vía celular. Se descarta emplear los servicios del operador de telefonía celular “Claro”, debido a su mal servicio y bajísima confiabilidad.

El Comando General de las Fuerzas Militares establece su cuartel general en las mismas instalaciones que la Presidencia de la República y el Ministerio de Defensa, pues así las coordinaciones son inmediatas, pero… quizá están repitiendo el error inicial de concentrar en un mismo punto instalaciones y personal estratégico, facilitando al enemigo su destrucción.

Fuerza Aérea Colombiana

El componente de administración de la Fuerza Aérea Colombiana ha quedado severamente dañado tras el ataque a su Comando en Bogotá.

Principales Bases Aéreas destruidas.

Aviación de combate diezmada.

Debido a la dispersión natural de la fuerza de helicópteros, es previsible que muchos hayan sobrevivido a los ataques de las fuerzas venezolanas.

No es recomendable agrupar a las aeronaves disponibles debido a la posibilidad de ser detectados por los radares venezolanos o por su Satélite de Observación “Miranda”.

El Comando de Campaña de la Fuerza Aérea Colombiana se instala en las carpas del Grupo de Aposentadores de la FAC, recientemente adquiridas.

Armada Nacional

El componente de administración de la Armada Nacional de Colombia ha quedado severamente dañado tras el ataque a su Comando en Bogotá.

Principales Bases Navales destruidas.

La mayoría de los buques de combate y submarinos están dañados o hundidos.

Debido a la dispersión de las unidades navales que estaban de patrulla, es posible que alguna Fragata Ligera y varios patrulleros de mar hayan sobrevivido a los ataques de las fuerzas venezolanas.

Han sobrevivido varios aviones y helicópteros aeronavales que se encontraban desplegados en regiones remotas apoyando las operaciones de la Infantería de Marina.

No es recomendable agrupar a los buques supervivientes debido a la posibilidad de ser detectados por el Satélite de Observación “Miranda”.

Ejército Nacional

El componente de administración del Ejército Nacional de Colombia ha quedado gravemente afectado tras el ataque a su Comando en Bogotá.

Los principales Fuertes y Bases Militares del país han sufrido severos daños, mucho material ha quedado destruido, y se han tenido múltiples bajas de personal altamente calificado. Sin embargo ha sido el componente logístico el que más ha sido comprometido, el grueso de las unidades de combate, por encontrarse en el área de operaciones está intacto.

El material de blindados que estaba desplegado con las Compañías “Meteoro” de seguridad vial, ha sobrevivido gracias a encontrarse en el terreno y no en sus bases.

No es recomendable agrupar grandes unidades de combate, para no hacerlas blanco de la aviación o la artillería enemiga.

La primera acción del Comandante del Ejército tras los ataques, es solicitar a todas las unidades un inventario de los daños sufridos, incluyendo bajas, pérdidas de material de guerra y logístico, y daños a instalaciones. Ordena a la Dirección de Comunicaciones generar soluciones para restablecer la red de campaña.

Policía Nacional

El componente de administración de la Policía Nacional de Colombia ha quedado severamente dañado o destruido tras el ataque a su Dirección General en Bogotá.

En general el grueso de las estaciones de policía y el personal no han sufrido daños, lo que permite que puedan mantener sus funciones de sostenimiento del orden público, especialmente en las zonas urbanas.

Todo el personal es llamado a filas, se cancelan todos los permisos. Debido a la destrucción de las instalaciones de la Dirección General, los Jefes de las Regiones de Policía cobran mayor autonomía para dirigir al personal dentro de su jurisdicción, mientras se restablecen los canales de comando.

Defensa Civil

Las instalaciones administrativas no han sufrido daños. El personal de voluntarios se agrupa para prestar auxilio a las comunidades o el personal que ha sido castigado con los ataques de la Fuerza Aérea Venezolana.

 

Inicio de Operaciones Terrestres. Día D, Hora H

La Fuerza Armada Venezolana irrumpe en territorio colombiano.

Teniendo como Objetivo la “recuperación” de La Guajira, el concepto estratégico del Comandante (venezolano) del Teatro de Operaciones involucra aprovechar a sus propios fines los obstáculos y limitaciones que el terreno impone a las operaciones. Esencialmente el comandante venezolano visualiza el empleo de la Costa del Mar Caribe, la Sierra Nevada de Santa Marta y la Serranía de Perijá – Montes de Oca como límites estratégicos que permiten organizar el campo de batalla.

En este contexto, dos ciudades se convierten en objetivos estratégicos: Riohacha y Valledupar, ellas son en su conjunto el Centro de Gravedad en la zona y su control posibilita el control de toda La Guajira.

El Comandante (venezolano) del Teatro de Operaciones quiere lanzar tropas blindadas a toda velocidad hacia esos dos objetivos, desarrollando al mismo tiempo un cerco estratégico que corte las comunicaciones, impida la llegada de refuerzos desde el sur, así como la retirada de las tropas enemigas de la zona. Para ello posiciona tropas helicoportadas en las poblaciones de El Zanjón y La Paz, al sur de Valledupar; mientras que al mismo tiempo la Armada Venezolana realiza un desembarco anfibio al sur de Riohacha. Esta unidad de Infantería de Marina, una vez asegurada la cabeza de playa, avanza hasta la ruta 90 y la bloquea.

Así las cosas, una columna blindada del Ejército Venezolano penetra en Colombia por Paraguachón, para dividirse en tres partes en Maicao. La Fuerza de Tarea Blindada 1.1 sigue hacia el oeste por el eje de avance de la carretera hasta Riohacha, La Fuerza de Tarea Blindada 1.2 toma hacia el sur con dirección hacia Valledupar, y la Fuerza de Tarea Blindada 1.3 permanece como reserva en Maicao.

Concepto estratégico del comandante venezolanoEn una segunda etapa, una División de Infantería, compuesta por tres Brigadas de Infantería Motorizada, entra al Teatro a establecer posiciones defensivas.

El Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana mantiene como reserva estratégica de empleo inmediato a la 42 Brigada de Infantería Paracaidista, así como a una segunda Fuerza de Tarea Anfibia.

La siguiente es la composición de las distintas Fuerzas de Tarea que la Fuerza Armada Venezolana compromete inicialmente en el Teatro:

Fuerza de Tarea Anfibia Caimán

1 Comando y Estado Mayor

3 Compañías de Fusileros

1 Compañía de Tanques Ligeros Scorpion 90

1 Compañía de Blindados Anfibios dotada de EE-11 Urutú con cañón de 20 mm.

2 Baterías de Artillería de 105 mm. con obuses Oto Melara M-56

1 Batería Antiaérea con misiles RBS-70 y 9K38 Igla

1 Sección Antitanque con lanzacohetes Carl Gustav M3 y RPG-7V1

1 Compañía de Francotiradores con fusiles Dragunov SVD

1 Pelotón de Zapadores

1 Sección del Grupo Aéreo de Inteligencia, Vigilancia y Reconocimiento Electrónico Nº 8 de la FAV dotada con 3 UAV Arpía - Mohajer 2

1 Compañía de Apoyo Logístico Anfibio

Fuerza de Tarea Blindada 1.1

1 Comando y Estado Mayor

1 Grupo de Caballería con Dragoon 300

2 Batallones de Tanques AMX-30

2 Batallones de Infantería Mecanizada con AMX-13VCI

1 Batería de Obuses Autopropulsados 2S19 de 152 mm.

1 Batería de Lanzacohetes Múltiple BM-21

1 Batería Antiaérea con misiles RBS-70 y 9K38 Igla

1 Compañía de Francotiradores con fusiles Dragunov SVD

1 Sección de Ingenieros de Combate con puentes Leguans

1 Compañía (reforzada) de Apoyo Logístico

Fuerza de Tarea Blindada 1.2

1 Comando y Estado Mayor

1 Grupo de Caballería con Dragoon 300

2 Batallones de Tanques T-72M1V

2 Batallones de Infantería Mecanizada con BTR-80

1 Batería de Obuses Autopropulsados 2S19 de 152 mm.

1 Batería de Lanzacohetes Múltiple BM-21

1 Batería Antiaérea con misiles RBS-70 y 9K38 Igla

1 Compañía de Francotiradores con fusiles Dragunov SVD

1 Sección de Ingenieros de Combate con puentes Leguans

1 Compañía (reforzada) de Apoyo Logístico

Fuerza de Tarea Blindada 1.3

1 Comando y Estado Mayor

1 Grupo de Caballería con Dragoon 300

1 Batallón de Tanques T-72M1V

2 Batallones de Infantería Mecanizada con BMP-3

2 Batallones de Infantería Motorizada

1 Batería de Obuses Autopropulsados 2S19 de 152 mm.

1 Batería Antiaérea con misiles RBS-70 y 9K38 Igla

1 Compañía de Francotiradores con fusiles Dragunov SVD

1 Sección de Ingenieros de Combate con puentes MGB

1 Batallón de Apoyo Logístico

Tropas de Teatro

1 Comando y Estado Mayor

6 Batallones de “Caribes”

1 Batallón de Fuerzas Especiales

1 Grupo de Artillería con Obuses Autopropulsados AMX-13/F3 de 155 mm.

1 Batería de Lanzacohetes Múltiple BM-30 “Smerch” de 300 mm.

1 Grupo de Artillería Antiaérea con misiles S-125 Pechora 2M

1 Batallón de Helicópteros de Ataque con Mil Mi-35

2 Batallones de Helicópteros de Transporte con Mil Mi-17

1 Compañía de Francotiradores con fusiles Dragunov SVD

1 Sección del Grupo Aéreo de Inteligencia, Vigilancia y Reconocimiento Electrónico Nº 8 de la FAV dotada con 6 UAV Arpía - Mohajer 2

1 Compañía de Comunicaciones y Guerra Electrónica

2 Batallones de Ingenieros de Combate (con puentes Bailey y flotante M4T6)

2 Batallones de Apoyo Logístico

Previsiones Estratégicas de la Fuerza Armada Venezolana

Si bien la FAN Venezolana ha concentrado un importante número de blindados en la zona norte, aún les quedan más. Para contrarrestar un posible contra-ataque de las Fuerzas Militares de Colombia por la zona de los llanos, allí se han posicionado las siguientes fuerzas: 1 Batallón de Tanques AMX-30, 2 Batallones de Tanques Scorpion 90, 3 Batallones de Infantería Mecanizada con BTR-80, BMP-3 y TPZ-1,  así como algunos grupos de Caballería con blindados ligeros V-100, siendo apoyado este núcleo blindado por 3 Brigadas de Infantería Motorizada, una Batería de Lanzacohetes BM-21 “Grad”, una Batería de Lanzacohetes Múltiple BM-30 “Smerch”, un Grupo de Artillería Antiaérea con misiles S-125 Pechora 2M, y un Batallón Misilístico Antitanque con Misiles Mapats.

Cuestiones a Resolver por las Fuerzas Militares de Colombia:

¿Con qué armas y recursos enfrentaremos unidades enemigas como las Fuerzas de Tarea antes relacionadas?

¿Cómo movilizamos rápidamente tropas hacia el norte sin el puente Pumarejo de Barranquilla?

¿Con qué buques de desembarco podemos llevar allí Infantes de Marina?

¿Cómo enfrentamos la superioridad aérea de la Fuerza Armada Venezolana si la mayoría de nuestros cazas fueron destruidos y no tenemos misiles antiaéreos?

¿Cómo lanzar una operación aeromóvil o helicoportada si el enemigo tiene superioridad aérea?

¿Cómo defendemos a nuestras aeronaves del nutrido fuego antiaéreo del enemigo, tanto tubular como misilístico?

¿Cómo concentramos tropas en este Teatro si los Smerch venezolanos pueden batir 67 hectáreas con un solo vehículo lanzador?

¿Cómo enfrentamos la superioridad en blindados de la Fuerza Armada Venezolana?

¿Tenemos suficientes misiles antitanque para atender el número de tanques y blindados que el enemigo desplegará en el Teatro?

¿Cómo abastecemos a las tropas que queden cercadas en el norte del país?

¿Con qué armas impedimos desembarcos helicoportados de las fuerzas venezolanas en nuestro territorio?

¿Cómo impedimos las operaciones anfibias venezolanas sobre nuestras costas si no tenemos suficientes buques de combate o submarinos?

¿Cómo reponemos rápidamente los aviones, barcos, blindados, vehículos, armas y equipos perdidos en los ataques aéreos enemigos?

 

Estimado lector, ¿usted qué opina?, ¿qué podemos hacer para defendernos?, en nuestra próxima entrega presentaremos algunas posibilidades, que ojalá estén enriquecidas con sus aportes.  

Cordialmente le invitamos a leer los otros artículos de la serie: Parte 1 - Parte 2 - Parte 3 - Parte 4 - Parte 5 - Parte 6 - Parte 7 - Parte 8 - Parte 9

Así como a seguirnos en Facebook: Clic Aquí

Envíenos sus sugerencias y observaciones para mejorar estos artículos al e-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Sociólogo DOUGLAS HERNÁNDEZ 
Director de www.fuerzasmilitares.org 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.