Fragata Lupo de la Armada de la República Bolivariana de VenezuelaEn esta tercera entrega de la serie de artículos en la que desarrollamos distintos escenarios de una hipotética guerra entre Colombia y Venezuela, abordaremos el tema naval. Haremos notar nuevamente las desventajas estratégicas que tenemos en las Fuerzas Militares Colombianas, con miras a despertar la conciencia de todos nuestros compatriotas, pero en especial de nuestra dirigencia, esperando que se hagan las compras que son extremadamente necesarias para aumentar nuestra capacidad de disuasión.

En la entrega N° 1 (clic aquí para leerla), relacionamos una serie de ataques estratégicos por parte de la Aviación Militar Venezolana a distintos blancos en territorio colombiano. Entre ellos, estaban ataques repetidos a nuestras bases navales y puertos. Mientras que en la entrega N° 2 (clic aquí para leerla) hacemos mención a una gran operación anfibia sobre nuestras costas, llevada a cabo por la Infantería de Marina Venezolana, en el marco de las operaciones

desarrolladas en el Teatro de Operaciones Norte, para apoderarse del territorio de La Guajira. En esta entrega haremos un repaso general de las capacidades y limitaciones de la Armada Nacional de Colombia, para enfrentar esas potenciales amenazas.

Cualquier persona medianamente interesada en los temas militares colombianos, sabe que la principal base naval de la Armada Nacional de Colombia es la de Cartagena de Indias. Allí tienen su base las principales unidades de superficie, así como las unidades submarinas. En un día normal cualquier enemigo puede encontrar atracada en este puerto al grueso de la flota de guerra de Colombia, y en consecuencia, destruirla fácilmente.

Aun sin sufrir daños producto de un ataque aéreo enemigo, nuestra armada está en inferioridad de condiciones. Tenemos menos buques, con menos misiles antibuque listos para su empleo, y una muy limitada capacidad de defensa antiaérea embarcada.

En la Armada Colombiana únicamente las cuatro Fragatas Ligeras FS-1500 están armadas con misiles antibuque. Cada una de ellas tiene capacidad para portar 8 misiles Exocet MM-40 Block 2, para un total de 32 misiles. Con la novedad de que en tiempo de paz y por conveniencia técnica, solo llevan la mitad, es decir 4 misiles por buque, para un total de 16 misiles antibuque listos para el disparo.

La Armada de Venezuela cuenta con 6 fragatas Lupo, cada una con 8 misiles antibuque Otomat Mk2, para un total de 48 misiles listos para el disparo. A los que hay que agregar los 6 misiles Otomat Mk2 que portan las 3 Patrulleras Voper misilísticas (2 misiles cada una). De esta forma tenemos que la Armada de la República Bolivariana de Venezuela cuenta con 56 misiles antibuque Otomat Mk2, contra un máximo posible de 32 misiles Exocet MM-40 Block 2, oponibles por la Armada de la República de Colombia.

Los números no mienten. En términos de buques de combate principales, Venezuela tiene 9 plataformas con un total de 56 misiles antibuque, mientras que Colombia tiene 4 plataformas con apenas 32 misiles (16 si nos toman por sorpresa, cero si destruyen nuestra flota en puerto).

Por si fuese poco, los misiles Otomat Mk2 que emplean las unidades navales venezolanas tienen mayor alcance que los misiles Exocet MM-40 Block 2 que utilizan las fragatas FS-1500 colombianas.

En términos de defensa antiaérea de las unidades navales, las cosas no son mejores. Mientras que las Fragatas Lupo de Venezuela poseen a popa un montaje Albatros/Aspide con 8 misiles listos para el disparo y 16 misiles en reserva, apoyados por radares y sistema director de tiro, las Fragatas FS-1500 poseen 2 montajes Mistral/Simbad, con 4 misiles listos para el disparo. Este sistema a diferencia del de las Fragatas Lupo, es de guía óptica y operación manual.

Ambos países poseen submarinos U-209. Venezuela tiene dos U-209 tipo 1300, mientras que Colombia cuenta con dos U-209 tipo 1200. Aunque inicialmente sus especificaciones de fábrica señalaban que los 1300 eran más avanzados que los 1200, a lo largo del tiempo los cuatro submarinos han sufrido distintas modernizaciones que hacen difícil precisar cuál flotilla es más moderna que la otra. Aunque las diferencias no han de ser abismales.

Los submarinos U-209 poseen 8 tubos lanzatorpedos de 533 mm., y llevan a bordo hasta 14 torpedos antibuque.

Colombia está por recibir 2 submarinos U-206 dados de baja por la Armada Alemana, que vendrán con torpedos muy modernos, mismos con que también se dotará a los U-209 pre-existentes. Esta flotilla de 4 submarinos oceánicos brinda cierta ventaja a la Armada Colombiana. Eso si los Sukhoi Su-30MK2 de la Aviación Militar Venezolana, no los sorprende abarloados de a dos a lado y lado del muelle de submarinos de la Base Naval de Cartagena, como seguramente estarán. (Para leer más sobre los submarinos colombianos Clic Aquí)

En cuanto a Patrulleros de Altura, Venezuela posee una flota moderna y homogénea, adquirida a los astilleros españoles Navantia. Se trata de 4 Patrulleros de Vigilancia Litoral (modelo Avante 1400) y otros 4 Patrulleros de Vigilancia Oceánica (modelo Avante 2400). Cada buque está dotado de dos cañones: un Oto Melara de 76 mm, italiano, y un Oeirlikon Millenium de 35 mm, suizo. Asimismo, le fueron incorporados sistemas de control de tiro franceses. Se espera que en el corto plazo estos buques, poseedores de radares y equipos electrónicos de última tecnología, sean dotados de misiles antibuque y antiaéreos, así como de armas antisubmarinas. Lo que incrementaría la brecha a vencer por parte de la Armada Nacional de Colombia en cuanto a buques de combate.

La flota de patrulleros de altura de Colombia, consta de un conjunto heterogéneo de buques, cuyo armamento principal no supera el calibre 40 mm. Lo más moderno en este segmento son los dos Buques Patrulleros Oceánicos (Offshore Patrol Vessels) OPV-80, fabricados en Colombia bajo licencia de Fassmer (Alemania). Seguidos por un buque Reliance y un antiguo buque clase 180-A (“Cactus”) que data de la Segunda Guerra Mundial, estos dos donados por los Estados Unidos.

En cuanto a las unidades ligeras de guardacostas, si bien no tendrían mayor incidencia en un conflicto internacional, el balance de fuerzas revela igual desequilibrio. Mientras que Colombia posee un grupo heterogéneo y antiguo de unidades, principalmente conformado por dos patrulleros tipo Toledo, dos Swiftships 105, dos Swiftships 110, cuatro Point Class y un Asheville; Venezuela posee dos Patrulleros Stan Patrol 4207, cuatro Petrel (Point Class), seis Págalo, y 12 Gavión. Recientemente entró en servicio en Colombia el patrullero ARC “11 de noviembre” del tipo CPV-40, que vendría a ser la unidad más moderna de Colombia en este segmento, y de la que se espera se incorporen más unidades. En todo caso podemos observar aquí grosso modo como Colombia alinea 12 patrulleros de guardacostas, mientras que Venezuela posee 24 unidades de tipo equivalente.

En cuanto a buques anfibios, las cosas no son mejores. Colombia apenas posee 7 lanchas utilitarias de desembarco LCU-1466, cuyo diseño data de los años 50. Su alcance es de 1.200 millas náuticas navegando a 6 nudos (solo pueden alcanzar los ocho nudos de velocidad máxima). Cada una puede transportar 167 toneladas de carga, o 300 soldados en condiciones espartanas, y no es una broma (cubierta destapada, condiciones sanitarias y logísticas mínimas); frente a esto la Armada Venezolana posee 4 buques de desembarco de tanques LST clase Capana. Con capacidad de carga de 750 toneladas, alcanzan una velocidad de 15 nudos. En cuanto a personal su tripulación es de 117 personas (13 oficiales y 104 marineros), además pueden transportar tropa y vehículos, acomodando a 10 oficiales y 192 infantes de marina con sus vehículos blindados de asalto anfibio, como son los LVTP-7 y EE-11 Urutú, que actualmente posee la Infantería de Marina Venezolana.

Además de los LST Clase Capana, la Armada Venezolana también tiene tres modernos buques de carga multipropósito Damen Stan Lander 5612 (y pronto recibirá la cuarta unidad contratada con el astillero). Estos buques tienen portalón proel y son funcionales para las operaciones anfibias. Pueden transportar 42 contenedores u otras cargas sobre cubierta, además de 220 m3 de combustibles y 197 m3 de agua potable, hasta alcanzar un peso muerto máximo de 740 toneladas. Cuentan en la proa con una rampa para la carga y descarga de vehículos. Alcanzan una velocidad máxima de 11 nudos. Además, tienen capacidad de alojamiento para 16 tripulantes y están equipados con modernos sistemas de navegación y comunicación satelital.

Finalmente en este segmento, la Armada Venezolana cuenta con dos Buques de Desembarco Utilitario LCU clase “Margarita” (modelo 130LS0791 del astillero norteamericano Swiftships). Tienen capacidad para transportar 108 toneladas de combustible y 149 toneladas de agua. Rampa con capacidad de 60 toneladas. Grúa con capacidad de 15 toneladas. Pueden alcanzar las 3.000 millas náuticas navegando a 10 nudos (su velocidad máxima es de 13 nudos).

Resulta obvio que la capacidad para las operaciones anfibias de Infantería de Marina es más favorable a Venezuela, aunque -curiosamente- el píe de fuerza de la Infantería de Marina de Colombia es cuantitativamente superior. (Para leer más sobre el Cuerpo de Infantería de Marina de Colombia Clic Aquí)

En este contexto, el balance de la Infantería de Marina es como sigue: Venezuela posee cuatro Brigadas de Infantería de Marina Anfibia (es decir armados, entrenados y equipados, para realizar operaciones de desembarco anfibio). Estas Brigadas cuentan con Batallones de Fusileros, Batallones de Vehículos Anfibios, Batallones de Artillería y Batallones de Apoyo Logístico. Colombia solo posee una Brigada de Infantería de Marina, que pretende ser equivalente, pero no cuenta con artillería, blindados, ni recursos especiales, y como ya vimos, ni siquiera con los buques apropiados y requeridos para poder cumplir sus funciones. Se trata de Batallones de Fusileros de Infantería de Marina, que poseen un entrenamiento básico para las operaciones anfibias y ocasionalmente entrenan para ello, localmente, o con el US Marine Corps, con equipos, materiales y vehículos prestados.

Venezuela cuenta con dos Brigadas de Infantería de Marina Fluvial, con bases y apostaderos en los ríos y lagos de ese país. Están dotados con botes ligeros artillados. En este segmento Colombia posee una gran superioridad, pues además de contar con cuatro Brigadas Fluviales de Infantería de Marina, la dotación de unidades a flote es superior cualitativa y cuantitativamente, el  entrenamiento es de primera calidad y obedece a doctrina generada nacionalmente producto de la experiencia operacional y del combate. Como si fuese poco, el material de Botes Ligeros Artillados, Patrulleros de Río, Patrulleros de Apoyo Fluvial (Buques Nodriza), Remolcadores Fluviales, y Estaciones Móviles de Apoyo Fluvial, son fabricadas nacionalmente por astilleros colombianos. (Para leer más sobre las unidades fluviales colombianas, Clic Aquí)

Venezuela cuenta además con una Brigada de Fuerzas Especiales de Infantería de Marina, y una Brigada de Policía Naval con cuatro Batallones. Con una organización distinta, podríamos decir que Colombia posee capacidades equivalentes de Fuerzas Especiales y unidades de Seguridad.

En el tema de los buques de apoyo logístico, Colombia posee dos buques Lüneburg Class, el ARC “Cartagena de Indias” y el ARC “Buenaventura”, unidades navales de segunda mano adquiridas a Alemania una vez este país las retiró de su armada. Desplazan 3.483 toneladas a plena carga, y pueden alcanzar las 3.200 millas náuticas navegando a 14 nudos (su velocidad máxima es de 16 nudos). Su capacidad de carga consiste en 1.200 m3 de combustible diesel, 1.100 toneladas de suministros, 200 m3 de agua, y 400 toneladas de municiones. Venezuela cuenta con el T-81 ARBV “Ciudad Bolívar”, el cual tiene un desplazamiento de aproximadamente 9.750 toneladas métricas, cuenta con dos estaciones de reabastecimiento en cada lado del buque, una grúa pesada, facilidades hospitalarias y una plataforma de vuelo en popa para un helicóptero. Tiene una capacidad de carga de 4.400 toneladas de combustible, 10 toneladas de gasolina JP-5 y 500 toneladas de agua potable, 150 toneladas de municiones, 385 toneladas de material seco, 8,9 toneladas de alimentos refrigerados y 8,9 toneladas de alimentos congelados. De esta forma la capacidad del “Ciudad Bolívar” es superior a la capacidad combinada de los dos buques colombianos, pero lo más importante es que el “Ciudad Bolívar” tiene más y mejores aparejos y sistemas para pasar su carga a otros buques en navegación.

Finalmente, dentro de este balance revisaremos las fuerzas aeronavales. Colombia posee tres aviones de patrulla naval CN-235MP, dotados de gran capacidad electrónica pero que van desarmados; adicionalmente contamos con dos helicópteros embarcados MBB Bo-105CB, dos helicópteros embarcados AS-550 Fennec, 1 Helicóptero Bk-117, 6 helicópteros UH-1N -transferidos del Ejército Nacional y que hacían parte del Plan Colombia-, 1 avión de transporte y enlace EADS C-212-100, 5 helicópteros Bell 412, 1 Helicóptero Bell 212, 1 avión Grand Caravan, entre otras aeronaves de transporte y enlace.

Siete aeronaves -debido a sus capacidades-, tendrían  incidencia en un conflicto internacional. En primer lugar los tres aviones CN-235MP son fundamentales para la localización de la flota enemiga. Poseen gran autonomía de patrulla y la electrónica más moderna para detectar unidades de superficie, pero por desgracia no poseen capacidad de ataque al ir desarmados. En segundo lugar están los helicópteros MBB Bo-105 y AS-550 Fennec, cuya importancia radica en poder efectuar la guía trans-horizonte de los misiles antibuque Exocet MM-40 Block 2 lanzados por las Fragatas Ligeras FS-1500 de la Armada Nacional, permitiéndoles así explotar su máximo alcance. Los únicos armados son los Fennec, que pueden montar un cañón de 20 mm., ninguno está capacitado para llevar misiles ni torpedos.

El resto de los aviones y helicópteros cumplirían diversos roles de apoyo, tanto a las fuerzas navales como a la Infantería de Marina.

El Comando Aeronaval de la Armada Venezolana cuenta con siete Helicópteros Antisubmarinos Agusta Bell AB-2012ASW, dotados con un potente radar de detección de superficie, sonar de profundidad variable, sonoboyas, consola táctica, y la posibilidad de portar misiles aire-superficie y torpedos antisubmarinos. También pueden efectuar la guía trans-horizonte de los misiles Otomat Mk2, lanzados por las fragatas Lupo. Están por recibir ocho helicópteros navales Harbin Z-9, que son una copia china de los Eurocopter AS 365N Dauphin II, que estarán capacitados para lanzar misiles y torpedos. También cuentan con tres aviones de patrullaje naval Casa C-212-S43 Patrullero.

La Armada Venezolana posee además siete helicópteros Bell 412EP, y ocho helicópteros Mi-17V-5. En cuanto a aviones de transporte y enlace cuentan con dos C-212-200 Aviocar, tres C-212-400 Aviocar, un Rockwell Turbo Commander 980, un Beechcraft King Air B90, y un Beechcraft Super King Air B200. Para entrenamiento usan dos helicópteros Bell 206 y un avión Cessna 210.

En resumen:

En relación con Venezuela, Colombia tiene menos buques de combate (9-4), con menos misiles anti-buque (54-32). Nuestros misiles anti-buque tienen menos alcance que los del potencial adversario (180 km-70 Km) y además tenemos menos helicópteros para efectuar la guía tras-horizonte de esos misiles (7-4).

En relación con los submarinos, en este momento hay paridad. Ambos países tienen dos submarinos cada uno, del mismo modelo (U-209), que emplean el mismo modelo de torpedo anti-superficie (SST4). Sin embargo en el corto plazo eso va a cambiar, pues Colombia recibirá de Alemania dos unidades submarinas adicionales (U-206) dotadas de un torpedo más avanzado (DM2A3) que además es bivalente (anti-superficie y anti-submarino). La Armada Colombiana ha adquirido torpedos DM2A3 adicionales para complementar/reemplazar los SST4 actualmente en servicio en los U-209-1200.

La aparente ventaja que tenemos en el tema de los submarinos, se ve comprometida por la tenencia por parte de Venezuela de 7 helicópteros antisubmarinos del tipo Agusta Bell AB212 ASW. Mientras que Colombia no posee ninguna aeronave con capacidad antisubmarina, capaz de detectar y atacar la fuerza de submarinos enemiga.

En cuanto a Patrulleros de Altura, en relación con Venezuela, estamos en inferioridad numérica y tecnológica. Venezuela posee 4 Patrulleros de Vigilancia Litoral y 4 Patrulleros de Vigilancia Oceánica, de última tecnología, y armados con cañones de 76 mm. Colombia solo puede oponer 4 buques, dos de ellos antiguos, y ninguno va armado con armas de calibre superior a los 40 mm.

En el tema de los Guardacostas, la situación no es diferente. A 24 patrulleros venezolanos, relativamente modernos, apenas podemos oponer 12 unidades de similares capacidades pero mayor antigüedad.

En cuanto a las capacidades anfibias, Venezuela posee 4 buques de desembarco de tanques, Colombia ninguno (por cierto que tampoco tenemos tanques); Venezuela posee 4 Cargueros Multipropósito con capacidades anfibias, Colombia ninguno; Venezuela posee dos Lanchas de Desembarco Utilitarias (LCU), mientras que Colombia tiene siete, pero más antiguas, al punto de estar llegando al final de su vida útil.

La Infantería de Marina de Venezuela posee 4 Brigadas de Desembarco dotadas de Fusileros, Artillería, Blindados y Medios Logísticos, Colombia posee apenas una Brigada de Desembarco y es solo de fusileros; Venezuela posee 2 Brigadas Fluviales, mientras que Colombia posee 4, mejor entrenadas, equipadas y con mayor experiencia. Las unidades Colombianas poseen más y mejores buques fluviales y botes.

En cuanto a buques logísticos, Colombia tiene dos barcos y Venezuela solo uno. Sin embargo, ese único buque tiene más capacidad que la suma de capacidades de los dos buques colombianos.

En cuanto a aviación naval, ambos países cuentan con 3 aviones de patrulla naval, siendo los Colombianos más modernos y con mayores capacidades, sin embargo los aviones venezolanos pueden llevar armas, mientras que los colombianos no. En cuanto a helicópteros embarcados Venezuela tiene 7 unidades y Colombia 4, y como ya se dijo Venezuela posee 7 helicópteros antisubmarinos, mientras que Colombia no tiene ninguno.

¿Para qué necesita Colombia una Marina de Guerra?

Según los tratados suscritos, Colombia posee 658.000 km² en el Mar Caribe, y 330.000 km² en el océano Pacífico, para un área marítima total de 988.000 km². En esos espacios hay enormes riquezas que tenemos que proteger. Por esos espacios circulan las exportaciones y las importaciones de nuestro país, y en esos espacios se cometen ilícitos que se deben disuadir/reprimir. El Estado Colombiano es responsable por mantener la soberanía en esas aguas. La institución que garantiza nuestra soberanía en los espacios marítimos es la Armada Nacional de Colombia, por ello debe ser lo suficientemente poderosa para disuadir a otros países de intentar violentar nuestros derechos.

En un conflicto internacional, el enemigo intentará aislarnos, privándonos de recursos y materiales esenciales para la industria, que llegan por mar; también intentará impedir nuestras exportaciones frenando la disponibilidad de divisas y en consecuencia asfixiando la economía; El enemigo podría lanzar operaciones anfibias sobre nuestras costas para invadirnos, o para desarrollar operaciones de alcance limitado en el marco de una operación más compleja. En cualquier caso, debemos contar con la fuerza suficiente para impedirle a nuestros potenciales adversarios la imposición de su voluntad en el mar. Necesitamos las herramientas necesarias para defender nuestra soberanía, nuestros derechos y nuestros intereses, en los territorios marítimos que nos pertenecen.

“La estrategia es el arte de aprovechar el tiempo y el espacio. Puedo ser más indulgente con lo último que con lo primero.

El espacio perdido puede recuperarse, el tiempo perdido, no.”

Napoleón Bonaparte

 

Cordialmente le invitamos a leer los otros artículos de la serie: Parte 1 - Parte 2 - Parte 3 - Parte 4 - Parte 5 - Parte 6 - Parte 7 - Parte 8 - Parte 9

Así como a seguirnos en Facebook: Clic Aquí

Envíenos sus sugerencias y observaciones para mejorar estos artículos al e-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Sociólogo DOUGLAS HERNÁNDEZ 
Director de www.fuerzasmilitares.org 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.