Suboficial de la Infantería de Marina ColombianaEl papel de la mujer en las Fuerzas Militares de Colombia, y en la Policía Nacional.

En febrero de 2012 pasaron una nota en noticias RCN titulada “Así es la vida de dos mujeres pilotos de combate de la Fuerza Aérea Colombiana”, en donde por dos minutos contaron algunas anécdotas de las primeras dos mujeres en ingresar a la Escuela de Helicópteros de la Fuerza Pública, en Melgar, Cundinamarca. Ellas son, la Teniente Paola Arenas y la Teniente Luisa Corredor. Quienes se capacitan para ser pilotos de helicópteros artillados Huey II “Buho” en un curso de tres meses de duración. Ya tenían experiencia en aeronaves de ala fija, en donde según la noticia acumularon 1.000 horas de vuelo, pero ahora incursionan en la especialidad de helicópteros.

Quienes vieron esa reseña en el noticiero podrían pensar que la presencia de las mujeres en las Fuerzas Militares es algo inusual, pero resulta que este no es el único caso, hay mucho más, tanto en las Fuerzas Militares como en la Policía Nacional. En esta oportunidad quiero referirme a las heroicas mujeres de uniforme.

La primera piloto de combate de la Fuerza Aérea fue “Llanera”, una señorita egresada en el 2001 de la Escuela Militar de Aviación con la primera promoción que incluyó mujeres. Ella operó aviones Embrarer AT-27 Tucano, de origen brasilero. Estas aeronaves cumplieron importantes roles en el ataque a tierra hasta la llegada de los Super Tucano. En la F-Air del 2008 en Rionegro, Antioquia, ya eran dos mujeres a los mandos de T-27, la otra usa el call sign “Agatha”. Ambas damas se presentaron con el equipo acrobático “Alas Tricolor” que para ese momento hizo uso de los Tucanos. Ahora ambas se han cambiado a la especialidad de transportes. Por cierto que la Llanera es la comandante del único Aravá de la FAC, y su copiloto es otra mujer de una promoción más reciente.

En 2010 la Policía Nacional de Colombia, compuesta mayoritariamente por hombres, vio la necesidad de tener un grupo de choque femenino que pudiera encargarse de la evacuación de niños, mujeres y ancianos en las revueltas y enfrentara equitativamente a algunos manifestantes. Cuando se hizo la convocatoria 55 colombianas decidieron pertenecer al primer grupo femenino antidisturbios de Sudamérica, mismo que entró en funciones en el año 2011, bajo el mando de la capitana Diana Bohórquez, con tan buenos resultados que para este año 2012 se va a incorporar a más mujeres. Actualmente los Escuadrones Móviles antidisturbios – ESMAD, agrupan a un total de 2.000 uniformados, siendo así, las mujeres apenas representan el 2.75 % del total de este cuerpo especial. Pero este año se incorporarán el ESMAD 100 nuevas mujeres y 300 hombres, entonces el porcentaje de mujeres sube al 6.46 %.

Las cifras oficiales indican que las protestas sociales en Colombia aumentaron considerablemente entre 2010 y 2011, pasando de 1.142 a 1.573. De ahí el incremento del píe de fuerza.

En el mismo proceso de apertura para las mujeres, la Policía Nacional tiene en sus filas a la primera mujer General en Colombia. Ella es Luz Marina Bustos Castañeda, quien nació el 25 de abril de 1960 en la población de Paime, Cundinamarca, ingresó a la Escuela de Cadetes de Policía General Santander en enero de 1980, cuando tenía 20 años de edad. El 5 de noviembre de 1981 se convirtió en oficial al obtener su grado de Subteniente y tras una exitosa carrera en la Policía fue ascendida a  General el 5 de junio de 2009, durante el gobierno de Álvaro Uribe Vélez. Ella es abogada de la Universidad Católica de Colombia, especialista en Derecho Administrativo, Derecho Penal y Ciencias Forenses.

Creo que probablemente la General  Bustos se convierta pronto en la primera mujer en comandar la Policía Nacional de Colombia. Y si no es ella, entonces será la Coronel Mireya Córdon López, quien fue llamada para curso de ascenso a General en noviembre de 2011. Supongo que habiendo dos “Generalas” en el Alto Mando de la Policía las cosas se facilitarán para el resto de las 8.000 mujeres de esta institución.

La Coronel Cordón egresó como Subteniente el 16 de mayo de 1985. Es Administradora de Empresas y Administradora Policial, especializada en Alta Dirección y Pedagogía, tiene un Diplomado en Alta Gerencia, hizo el Curso "National Security And Defense Strategy, The Inter American System & Civil Military Relations” en Washington D.C. y viene de ser la Directora de Incorporación de la Policía Nacional.

En diciembre del 2011 en ceremonia especial en la Escuela Militar de Cadetes del Ejército “José María Cordova”, el Presidente Juan Manuel Santos presidió la ceremonia de ascenso del Curso Militar “BG. Gabriel Puyana Garcia”, en el que se entregaron a la patria 308 nuevos subtenientes. Entre ellos había 48 mujeres, quienes por primera vez en la historia de Colombia egresaban de la ESMIC como oficiales de las armas, es decir, que son oficiales de escuela y tienen mando de tropa.

Las especialidades militares de estas señoritas son: Comunicaciones, Logística, e Inteligencia Militar. 48 mujeres representan el 15.6 % del total del curso, compuesto por 308 oficiales. Pero hay algo aun más interesante, entre los diez primeros puestos de este curso hay tres mujeres, esto quiere decir que el 30 % de los mejores egresados fueron mujeres, cuando representaban un porcentaje tan pequeño del total de estudiantes. Es de suponerse que en condiciones de paridad (50-50) entre los cadetes, las chicas se llevarían el oro. Las tres damas que estuvieron entre los primeros puestos fueron las Subtenientes Ingrid Yuliana Arango Calderón, Aura Zenaida Páez Mendoza, e Indira Johanna Gómez Vera.

En agosto de 2011 la Fuerza Aérea anunció que había incorporado a dos mujeres a la Agrupación de Comandos Especiales Aéreos –ACOEA, ellas son las Aerotécnicos Johana López y Katerine Vargas. Esta es una agrupación típicamente de Fuerzas Especiales que se caracteriza por su altísimo nivel de entrenamiento, estando capacitados para asaltar aeronaves con interferencia ilícita, efectuar rescates C-SAR, operar como Tiradores Escogidos sobre Plataforma Aérea – TEPLA, o tomarse por asalto bases aéreas enemigas en la guerra regular.

El 22 de diciembre del 2010 la Armada Nacional anunció que ponía al mando del buque Guardacostas ARC “Cabo de la Vela” a una mujer de 23 años, se trataba de la Teniente de Corbeta Mery Ann Rico Ramírez, quien además tendría a su lado como la segunda al mando a otra mujer, la Teniente de Corbeta Carolina González Correa.

La patrullera “Cabo de la Vela” es de la Clase “Point”, fue construida en 1966 en los astilleros “J.M. Martinac Shipbuilding Corp.”, en EE.UU., y luego de servir en ese país por muchos años, fue transferida a Colombia, siendo incorporada oficialmente a la Armada Nacional el 29 de mayo de 2001, participando desde entonces en diferentes operaciones en el Caribe colombiano. Si bien no es el buque más moderno, sofisticado, o mejor armado de nuestra armada, si presta invaluables servicios para la seguridad en el mar y contra el narcotráfico. El buque va armado con ametralladoras calibre .50, y tiene una tripulación de 10 personas, adicionales a las oficiales ya mencionadas.

Volviendo a la Policía, no podemos dejar de mencionar a la Mayor Sandra Juliet Quintero, la primera mujer francotirador de Colombia. Ella pertenecía a uno de los GAULA de la Policía Nacional, en donde la apodaban “Nikita”, como el personaje de acción de la serie de TV interpretado por Peta Wilson. Quintero ingresó en la Policía el 17 de octubre de 1995 a la edad de 21 años. Es oriunda de Urrao, Antioquia y fue la primera mujer de Colombia que disparó un AR-10.

Hoy en día ya no forma parte de unidades de choque. Allí fue remplazada por la Teniente Melba Gómez, quien ahora ostenta el título de ser la única mujer francotirador en Colombia. Hay que aclarar que a nivel nacional los Gaula de la Policía suman unos 1.000 integrantes y de ellos aproximadamente el 10 % son mujeres, cumpliendo diferentes roles al interior de cada unidad.

En junio del 2004 la Subintendente Sandra Gámez, se graduó como la primera mujer técnico antiexplosivos de la Policía Nacional, en ese momento tenía 28 años y llevaba 10 en la Policía. Además tenía dos hijos: Juan Pablo de 4 años y Jessica de 6 años. Una amorosa madre que enfrentaba a los terroristas desactivando bombas y trampas explosivas. Gámez fue remplazada por Claudia Delgado, quien actualmente es la única mujer técnico profesional en antiexplosivos de la Policía Nacional, y tiene en su haber más de 10 artefactos explosivos desactivados, incluyendo uno tipo “sombrero chino” que los terroristas habían instalado junto a un supermercado en Bogotá.

En la Policía Nacional también contamos con la Capitán Érika Pedraza Murillo, quien al interior de la institución y en la especialidad de aviación de policía, se graduó con honores como piloto de Ranger Bell 206, especializándose después en Huey II, para comandar a partir de 2004 uno de los UH-60 “Black Hawk” de la Institución. Es originaria de Armenia, y a sus 28 años ya contaba con una Medalla al Valor -la más alta distinción que se otorga a los Policías en Colombia-, se la ganó en 2004 mientras formaba parte del escuadrón de cuatro helicópteros que escoltaba dos aeronaves que fumigaban cultivos de coca y amapola cerca de San José del Guaviare. Ese día fue derribado uno de los aparatos. El UH-1 Huey que ella piloteaba abrió fuego contra los guerrilleros de las Farc que dirigían el ataque, para permitir el rescate de sus compañeros, allí recibió un disparo en la mano izquierda. Herida y con el helicóptero seriamente averiado tuvo que aterrizar en la zona de combate y esperar durante más de una hora hasta que fueron rescatados.

La Capitán Érika Pedraza Murillo de la Policía Nacional de Colombia es la única piloto de Black Hawk en América Latina. Sin embargo no es la única piloto de combate de la Policía Nacional, ni fue la primera, ese honor corresponde a la Mayor Janeth García Cubillos, piloto de helicóptero Hughes 500 artillado, al que apodan “Mosquito”. La Mayor García, natural de Bogotá, ingreso a la Policía en 1993 y lleva años pilotando este modelo de aeronave, y con él ha participado en infinidad de operaciones contra el narcotráfico, escoltando a otras aeronaves en labores de aspersión antinarcóticos. También es instructora de esta aeronave.

La Policía Antinarcóticos cuenta con 230 Pilotos. 164 de ellos son de ala rotatoria (helicópteros) y 66 de ala fija (aviones y avionetas). Las mujeres piloto son 15, nueve de aviones y 6 de helicópteros; dos de estas últimas pilotean naves artilladas, han estado en combate y han sido condecoradas por acciones heroicas.

La médico Nubia Fabiola Nieto, en el grado de Capitán del Ejército Nacional, participaba en una operación para evacuar a un soldado herido en cabeza y torax en San Vicente del Caguan, el Black Hawk llegó al sitio de aterrizaje y a un metro del suelo, cuando los técnicos abrieron las puertas de la aeronave, terroristas emboscados abrieron nutrido fuego contra el helicóptero desde el lado derecho impactando a la oficial médico en la cadera, mientras se revisaba para prestarse los primeros auxilios a si misma, otra bala le impactó un brazo con tal potencia que casi se lo desprendió. Debido a la intensidad de la balacera, a las heridas recibidas por la tripulación y a que la ametralladora de a bordo que respondía el fuego se trabó, el piloto tomó la decisión de retirarse y llevar a la capitán Nieto al hospital, donde por poco tienen que amputarle el brazo herido. Logró recuperarse en un 80%, aun ejerce como médico del ejército y vuela en misiones de rescate. Ella ha sido la única mujer del Ejército Nacional herida en Combate.

Otro hecho que vale la pena destacar fue la intervención de las militares en la comisión colombiana que viajó a Haití, tras el terremoto que sacudió a ese país. La Mayor Sandra Liliana Macías Martínez, la Subteniente Paula Andrea Gaitán Rojas, enfermeras, y la Cabo Segundo Nadia Zulima Mora Rincón, instrumentadora quirúrgica, apoyaron la labor médica que desplegó el Ejército Nacional en el marco de la solidaridad internacional.

Según se relata en el website del Ejército Nacional, en 1982 no había más de 20 mujeres en las filas del Ejército, mientras que el 2007, ya eran 3.900 trabajando en distintos campos, de ellas 283 eran oficiales, 852 suboficiales, y 2.765 ejercían como civiles sus diferentes especialidades académicas. En el 2010 el grupo conformado por oficiales y suboficiales mujeres ya alcanzaba el número de 1.346, sin embargo ellas pertenecían de manera exclusiva al Cuerpo Administrativo y Logístico. Es apenas en diciembre de 2011 cuando egresa de la ESMIC el primer grupo de mujeres pertenecientes a las armas, en particular a las comunicaciones, la inteligencia, y las especialidades logísticas. Se espera que en las siguientes promociones también haya mujeres egresando con el arma de Aviación del Ejército.

En este momento en todas las escuelas de formación -tanto de oficiales como de suboficiales- de las Fuerzas Militares y de Policía, tenemos mujeres cursando estudios. De esta forma, es de preverse un significativo incremento del número de mujeres en las instituciones armadas, así como un aumento en el número de roles que allí desempeñan. La igualdad de género avanza a todo tren.

Termino con un homenaje a la Teniente Johana Ximena Herrera Cortés, ella fue la primera mujer piloto de reactores de combate de la Fuerza Aérea Colombiana, perdió la vida el 20 de julio del 2006 en compañía del Teniente Herman Ramírez, cuando el avión T-37 que tripulaban se precipitó a tierra tras desprenderse una de sus alas. Estaban a punto de aterrizar en la Base Aérea de Palanquero. Este trágico accidente ocurrió luego de que una escuadrilla de aviones T-37 realizara una presentación sobre los cielos de Bogotá con ocasión del Día de la Independencia. De no haber fallecido, seguramente ahora la Teniente Herrera pertenecería a la élite de los pilotos de caza, y estaría a los mandos de uno de los nuevos Kfir C10 de la Fuerza Aérea Colombiana.

Si definimos ser “macho” como ser valiente, arriesgado, no sentir temor frente a situaciones peligrosas, y atreverse a hacer aquello a lo que muchos temen, entonces estas mujeres no parecen machos, lo son.

Sociólogo DOUGLAS HERNÁNDEZ 
Diector de www.fuerzasmilitares.org 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.