Blindados LAV III
Blindados LAV III "Gladiador" del Ejército de Colombia.

www.fuerzasmilitares.org (01SEP2015).- Aún cuando se sabe que en cuanto a la adquisición de equipos para sus fuerzas armadas, cada país establece sus propios criterios (y sin ánimo de descalificar las cualidades que pudiera tener el LAV III DVH), es de hacer notar algunas consideraciones:

Hace unos pocos años se planteó la posibilidad de equipar al Ejército Colombiano y a la Infantería de Marina de ese país con el blindado de origen ruso BTR-80 que sería ensamblado en COTECMAR, con la obvia transferencia tecnológica y los beneficios de la carga de trabajo para la industria de defensa colombiana; luego de ensamblar el primer ejemplar se canceló el contrato aduciendo (según algunos analistas) "razones técnicas" que entre otras contemplaban lo siguiente:

- La transmisión 8x8 es más compleja y difícil de mantener que la 6x6 del EE-11 y la 4x4 del M1117.

- Su capacidad de vadeo es de 1,5 metros, decíase que menor a la del EE-11 y la del M1117 (no se entiende tal consideracion, a la luz de la condición anfibia del BTR-80).

- Sólo puede transportar a 10 combatientes (3 tripulantes y 7 infantes), menos que el EE-11 y el M1117 (aunque el M1117 no se utiliza como transporte de tropas en Colombia).

Sin embargo, el estado colombiano, en forma frontal decide adquirir el GDLS LAV III DVH "Gladiador", con una transmisión 8x8, con capacidad de vadeo de 1,2 metros y que solo puede transportar a un combatiente más que el BTR-80, además, no es anfibio como el blindado ruso y precisa de adaptación y licencias para incorporar el armamento que ha sido originalmente planeado para el (otra de las "razones técnicas" que en su momento se usaron para rechazar al BTR-80), de hecho, no incorpora los puntos duros necesarios para desplegar misiles antitanque (se podría ESPECULAR que siendo tal armamento de origen israelí -Spike- la industria de defensa de ese país no permitió el despliegue sobre tales medios por haber sido competidores directos con su propio blindado); el "Gladiador" ha sido completamente fabricado y ensamblado fuera de Colombia y la torreta prevista para equiparlo (que es una adaptación única para el modelo colombiano) tiene un ángulo de elevación inferior a la del BTR-80 (que es de +60º a -4º).

Si bien los datos publicitados sobre su costo son algo ambiguos, de lo ventilado públicamente en medios electronicos se puede interpretar que su valor supera los US$ 2.700.000,oo c/u (valor con el que puede adquirirse un MBT aceptable de segunda mano, carencia del Ejercito Colombiano y que puede ser usado para comenzar a generar doctrina en este campo), lo cual lo hace más caro que el BTR-80 ruso, cuyo precio oscila entre los US$ 290.000,oo y US$ 660.000,oo por unidad nueva dependiendo de su equipamiento y armamento (según las últimas adquisiciones conocidas de este acorazado).

Ambos blindados supuestamente comparten la cualidad de ser aerotransportados en un Hércules C-130, principal avión de transporte colombiano (aunque algunos reporteros investigadores norteamericanos afirman que el Stryker, versión del LAV III, solo podría ser transportado dudosamente en la versión C-130J, que no está disponible en Colombia debido a que su peso excede las 38.000 libras; el peso del LAV III DVH "Gladiador" es de 46.100 libras), ambos poseen protección NBQ, capacidad de combate nocturno y otras ventajas que han sido presentadas como razones de peso para la escogencia del "Gladiador".

Luego, aunque se entiende que su uso y propósito no será como medio anticarro, hay que comparar al equipo en cuestión con los hipotéticos rivales o contrapartes de la región pertenecientes al mismo segmento:

- El BTR-80A, al que además de las características explicadas del BTR-80, se añade el portar una torreta con cañon de 30 mm y munición perforante (por no mencionar la version 2s23 Nona SVK con mortero-obus de 120 mm).

- El VN-1, portador de cañon de 30 mm y vector de misiles antitanque que pueden perforar blindaje ERA y con capacidad anfibia.

Estas comparaciones hacen deslucir al "Gladiador" cuyo avance en los posibles teatros de operaciones (surcados por cantidad de vías fluviales, los conocidos "ríos paralelos" colombianos) se vería condicionado por la disponibilidad de puentes (tanto fijos como instalados por zapadores) haciendolos vulnerables, además de carecer del poder de fuego de sus potenciales adversarios del mismo tipo (segmento de blindados transporte de personal 8x8), todo ello sin considerar el enfrentar a otros blindados de diferente tipo u otras amenazas.

Solo quedan las consideraciones de orden logístico, como el hecho de depender de un proveedor con intereses geopolíticos muy marcados sobre la región y con historial de presionar o castigar a sus clientes con el corte de suministros de repuestos o soporte técnico para llevarlos a la dependencia tecnológica y por ende al vasallaje político.

Las consideraciones anteriores hacen reflexionar sobre si los criterios usados para la escogencia de este blindado fueron los más favorables a Colombia o si existen otras razones más subjetivas para decantarse por tal opción sobre otras disponibles en el mercado internacional.

En algunos foros de discusión en la red se señala que la selección de esta plataforma fue realizada pensando en que era lo más adecuado en el contexto del conflicto interno colombiano, sin embargo, hay que tener en cuenta el escenario post-conflicto, estas adquisiciones no deberían realizarse solo pensando en lo inmediato, seguro que tales blindados estarán activos por décadas.

Por otra parte, respecto a la condición de no ser anfibios, en los mismos medios pueden conseguirse explicaciones que indican que los LAV III se usarán en la zona de La Guajira, desértica y sin cursos de agua permanentes de importancia, por lo que tal característica no es impresindible; a este argumento debe oponersele que no es buen criterio el adquirir un equipo pensando en usarlo solo en un escenario restringido de la geografía nacional, el decir que solo se usarán en la Guajira es un poco limitado; el criterio debería ser el poder usarlo en cualquier escenario (no solo de su propio territorio, sino también en el de sus hipotéticos adversarios o en despliegues internacionales).

Los problemas del LAV III y su derivado, el Stryker.

Cualquier investigador serio sabe que los hechos deben ser mirados desde todas las perspectivas para llegar a la verdad, si solo se acepta lo que se quiere y es grato escuchar, nunca se tendrán disponibles todos los elementos de la ecuación, en fin, habiendo expresado lo anterior, se expondrán algunos aspectos no precisamente positivos sobre el LAV III y su derivado, el Stryker.

La versión canadiense del vehículo, el LAV III, ha tenido un récord no muy bueno respecto a su seguridad, problemas de estabilidad y de movilidad han sido causantes de una falla recurrente: el blindado tiende a volcarse; al menos 16 accidentes conocidos y documentados desde el año 1999 al 2014, dejan una cifra oficial de 8 muertos y al menos 13 heridos (los informes oficiales dan cuenta también de 51 lesiones, sin especificar el tipo); estos datos se refieren solo a accidentes dentro de Canadá, en condiciones de uso normales en tiempos de paz, es decir, más de una volcada por año de operaciones, ningún otro blindado en el mundo exhibe tales estadisticas, se ha llegado al punto de que el Ejército Canadiense emitió una advertencia para que los conductores de LAV III viajen solo por superficies pavimentadas, en carreteras principales o sobre terrenos bien compactados, lejos de los caminos de grava, como colofon añaden "el LAV III es un vehículo seguro de operar con tal que sea dentro de parámetros específicos", es decir, según el Ejército Canadiense, el LAV III no es un vehículo todo terreno.

La versión estadounidense del LAV III, el Stryker, también presentado algunos inconvenientes, en el primer despliegue operacional del vehiculo, de patrulla en Balad (Irak, 10 de Diciembre de 2003), dos Stryker derraparon y cayeron en un curso de agua formado por una lluvia reciente, murieron 3 soldados y uno resultó herido de gravedad; a pesar de que la velocidad y el volumen del  caudal no eran muy altos, se dice que la incomodidad interna y la mala distribución respecto al las salidas ocasionaron las bajas; un debut bastante accidentado para este transporte de tropas sin estar involucrado en combate abierto. Poco tiempo despues (3 días) , una bomba escondida a un lado de la calzada en una carretera al sur de Bagdad, explotó al paso de un Stryker mutilando a un tripulante y calcinado totalmente al vehiculo, que se reveló sorprendentemente vulnerable al fuego de incendios.

Thomas Christie, jefe de los auditores de armas del Pentágono describe al blindado como: "especialmente vulnerable en escenarios de batalla urbana, lucha antiguerrillera, operaciones anti-insurgentes y guerra no convencional"... "con carencias acentuadas en cuánto al blindaje, el cual no resiste granadas propulsadas por cohete ni explosiones cercanas de AEI y es completamente ineficaz contra disparos directos de artillería de más de 12,7mm".

El Stryker fue desarrollado como respuesta a la concepción del plan del entonces jefe del Estado mayor del ejército de los Estados Unidos Erick Shinseki de un ejército con mejor y más rápida capacidad de despliegue, ante las dificultades logísticas que se presentaron con respecto a la movilización de la OTAN durante la crisis de la antigua Yugoslavia; para ello se probaron varias plataformas que fueron candidatas (entre ellas, el blindado Dragón 300 de Cadillac Gage -ahora Textron- que ya estaba en uso en Venezuela y que superó en varios aspectos al LAV III canadiense, base del Stryker).

El principal impulsor del Stryker fue David Heebner, en su condición de jefe adjunto del estado mayor del ejercito, por esta razón, la escogencía de este blindado se vio ensombrecida por las dudas al ser anunciada la contratación de Heebner como ejecutivo de General Dynamics (que junto a General Motors forma parte del joint venture que desarrolló el Stryker) un mes antes de su retiro de servicio, poco antes de la adjudicación del contrato de 4000 millones de US$ para la construcción de 2131 vehículos Stryker, después del cual, Heebner ascendió a vicepresidente superior de planificación y desarrollo (un cargo creado especialmente para el) y le fueron cedidas 13600 acciones de la compañía (valoradas en su momento en cerca de 1,5 millones de US$); es de hacer notar que ya existían reservas respecto al Stryker formuladas por el equipo de auditores de armas del Pentágono (todo un caso al más puro estilo de "Las Guerras del Pentagono" de James G. Burton).

El investigador Lonnie T. Shoultz escribió un revelador reportaje sobre las falencias del Stryker que generó debates dentro del establecimiento de defensa norteamericano; luego de que salieran a la luz las dudas sobre la transparencia del proceso de escogencía del blindado, el investigador del programa de supervision del gobierno sobre proyectos de armas de coste elevado, Eric Miller, se pronunció al respecto de esta situación de virtual irregularidad flagrante: "sobre la base de las circunstancias que rodearon la contratación y la compensación al general Heebner, y las advertencias internas del Pentágono sobre la vulnerabilidad del Stryker, se requiere más investigación del programa Stryker"...

El papel desempeñado por esta plataforma de armas en Afganistán fue aun más oscuro, en los primeros meses de operaciones (julio a noviembre de 2009) se registró la destrucción de una veintena de vehiculos con 24 muertes y cerca de 70 heridos, la mitad de los cuales sucumbieron a granadas propulsadas por cohetes, otra gran cantidad tuvo accidentes al derrapar mostrandose poco seguro, fue en este teatro de operaciones donde se apodo a los Stryker como "ataúdes de kevlar".

Reflexión final sobre los criterios de selección de los blindados en las FF.MM.

Aunque el comentario que sigue a continuacion no se refiere al LAV III, es importante que se mire como ilustracion sobre el problema que se suscita al realizar valoraciones insuficientes cuando se fijan parámetros y criterios de selección de material de guerra; el dia 15 de febrero de 2015, acaeció un hecho lamentable que enlutó a la institución castrense colombiana, la pérdida de las vidas de los 3 tripulantes del Textron M1117 "Pegaso" (toda la tripulación de este blindado de reconocimiento); uno de los criterios de adquisición de este blindado fue la supuesta y muy publicitada capacidad de supervivencia de los operarios en su interior ante la amenaza representada por los artefactos explosivos improvisados; siendo esta precisamente la causa de los decesos; la compra de estos medios (US$ 77.000.000,oo por 67 unidades y US$ 5.500.000,oo por 20 torretas para equiparlos) se justificó y soportó justamente en esta supuesta capacidad ¿no habrá que revisar estos criterios?.

 

Gonzalo Jiménez Mora
Analista de Seguridad y Defensa
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Fuentes:

Ejercito canadiense confirma 51 lesiones por vuelcos de LAV-III, pero deja preguntas sin contestar, David Pugliese, Otawa Citizen, 2014;

The General, GM and the Stryker, Jeffrey StClair, Counter Punch, 2006;

Kevlar Legions - the tranformation of the us army 1989-2005;

La visión del ejercito, E. Shinseki, 1999

Armored troop carriers called unsafe for duty, Washington Times, 2009;

Grand Theft Pentagon, Jeffrey StClair, 2006

http://tanquesyblindados.blogspot.com/2010/12/btr-80-caribe.html

http://desarrolloydefensa.blogspot.com/2008/01/btr-80-caribe-colombia.html

http://www.prnewswire.com/news-releases/newsweek-pentagons-chief-weapons-tester-reported-that-armys-new-stryker-armored-vehicle-did-not-meet-requirements-sent-classified-letter-to-rumsfelds-office-urging-caution-over-strykers-iraqi-deployment-72763737.html

http://www.militarycorruption.com/stryker.htm