Agrupación histórica en donde se presenta la evolución de los uniformes en el Ejército Nacional.
Agrupación histórica en donde se presenta la evolución de los uniformes en el Ejército Nacional.

www.fuerzasmilitares.org (14SEP2015).- Tradicionalmente cada país ha tenido un uniforme de campaña, que al igual que todo lo demás ha sido reglamentario. Todos los miembros de sus Fuerzas Militares lo conocen y lo usan. Se trata de que en el frente de batalla a simple vista sepas a quien debes dispararle y a quien no. ¿Era o no fácil en las Guerras Mundiales reconocer a los diferentes contendores por su indumentaria y equipamiento?, al ver un documental es claro cuáles son los soldados alemanes, cuales los ingleses, cuales los franceses y cuales los rusos, solo con verlos.

Los distintos países han ido modernizando sus uniformes y modernizando su equipamiento, pero siempre intentando mantener una identidad que los diferencie, especialmente de los países vecinos que son ciertamente potenciales adversarios. Dentro de ese proceso de modernización se llegó al uniforme de camuflaje.

Cuando en Colombia nos decidimos por emplear un uniforme de campaña camuflado, este fue estandarizado para el Ejército Nacional y el Cuerpo de Infantería de Marina, al igual que estaban estandarizados los grados militares, los distintivos y parches de identificación y los de unidades de pertenencia. Prácticamente el único factor diferenciador era que los infantes de marina usaban la característica “gorra de 8 puntas”.

En Colombia, a partir de 1967 usamos el uniforme camuflado tipo “tigrillo”, en 1993 se introdujo el uniforme “woodland”, y a partir del 2006 el uniforme pixelado de diseño nacional llamado “Patriota”, en sus versiones para selva y para desierto. El Patriota está a la vanguardia tecnológica y es de diseño y fabricación nacional. La tela es producida por la empresa Fabricato, y los uniformes son confeccionados por la planta de sastrería del Batallón de Intendencia “Las Juanas” en Bogotá. Valga anotar que actualmente esta planta tiene capacidad para producir 500.000 camuflados al año, y que la planta de zapatería está en capacidad de producir 250.000 botas de campaña al año.

Como ya se señaló, el uniforme “Patriota” tiene dos versiones, útiles por demás, considerando que hay dos escenarios bien diferenciados en el país: la selva y el desierto, contar con un uniforme estandarizado para cada uno de esos escenarios es tácticamente valioso. Además, con el uniforme pixelado para el desierto, fueron dotadas nuestras tropas en El Gorah, península del Sinaí.

En la última década se ha perdido la uniformidad en varios terrenos, por ejemplo con la difusión de boinas de distintos colores, parches con dimensiones y estilos no acordes con el patrón que hasta el momento se había venido usando, gorras diferentes a las tradicionales, como la pava, o gorras de colores, para diferenciar en patio unidades, cursos, especialidades o a participantes de maniobras especiales.

A la Infantería de Marina ya no le bastó con usar la gorra de 8 puntas, sino que se estandarizó entre sus tropas el uso de botas marrones en lugar de las negras más tradicionales, y sus comandos anfibios presentan un uniforme camuflado propio, así mismo las unidades de alta montaña del Ejército. De manera adicional hay diversos uniformes tipo ghillie en uso por los francotiradores de las distintas fuerzas.

En el año 2014 la Fuerza Aérea Colombiana presentó un nuevo uniforme pixelado en tonos grises y con un efecto óptico biomimético, que en teoría supera al Patriota del Ejército Nacional. Este uniforme ahora es estándar en la Fuerza Aérea, y con él se dota a las unidades de Defensa y Seguridad de Bases Aéreas.

Como si no hubiese ya suficiente diversidad, en el 2015 el Cuerpo de Infantería de Marina presenta su propio uniforme de camuflaje pixelado, el cual desarrolló con ayuda de la Fuerza Aérea Colombiana, haciendo su debut en el desfile militar conmemorativo del 20 de julio. Este nuevo uniforme se estandarizó para la Infantería de Marina Colombiana.

Esta diversidad no es sana, en caso de guerra se hará bastante difícil identificar visualmente a las propias tropas, y podría haber muchos casos de bajas por fuego amigo. Es necesario ponerle seriedad al asunto, y estandarizar un único uniforme, efectivo y tecnológicamente avanzado, que nos dé una identidad y sea factor diferenciador en la región. 

 

Sociólogo DOUGLAS HERNÁNDEZ
Director de www.fuerzasmilitares.org
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Video sobre el Batallón de Intendencia "Las Juanas"