El picosatélite Libertad 1 de la Universidad Colombiana Sergio Arboleda
El picosatélite Libertad 1 de la Universidad Colombiana Sergio Arboleda

www.fuerzasmilitares.org (12MAY2016).- En abril de 2.007 los colombianos se entusiasmaron por un acontecimiento de inusitada trascendencia, el lanzamiento del primer satélite artificial colombiano desde un cosmódromo en Kazajstán, bautizado "Libertad-1". El proyecto privado de 800 millones de pesos constaba de un diseño prefabricado desarrollado por el Ing. Robert Twiggs, profesor de la Universidad de Standford (EEUU) bajo el auspicio de "Boeing" llamado "CubeSat", al cual se incorporaron algunos sistemas periféricos y elementos de construcción colombiana; siendo catalogado como un picosatelite experimental, tiene forma cúbica de unos 10 cm. por lado y menos de 1 kg. de peso.

Financiado por la Universidad Sergio Arboleda, su única función fue emitir una señal de radio codificada (pitido) con información sobre su estado de funcionamiento, la temperatura de sus partes exteriores, y datos sobre sus circuitos, para ser captada por diversos colaboradores alrededor del mundo que la retrasmitían a sus promotores vía correo electrónico, misión que cumplió a cabalidad durante los poco más de 30 días que duró la carga de sus baterías, luego de lo cual se convirtió en una pieza más de basura orbital destinada a vagar unos pocos años en las cideralidades antes de quemarse al reentrar en la atmósfera terrestre, esto último no ha sucedido al momento de escribir esta nota (al escribir este párrafo, el 6 de mayo de 2.016 aproximadamente a las seis de la tarde el "Libertad-1" pasaba curiosamente sobre Kazajstán, país desde el que fue lanzado hace 9 años, cualquiera puede seguirlo en el siguiente enlace: http://www.n2yo.com/?s=31129).

Satélites de comunicaciones y de observación remota

El suceso ocasionó un despertar de la conciencia del colombiano común ante el rezago en materia espacial que exhibe ese país en comparación al desarrollo de programas satelitales de otras naciones sudamericanas como Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Ecuador, Perú y Venezuela. La Comisión Colombiana del Espacio se había constituido en julio del 2.006 y en 2.008, en voz de su Secretario Ejecutivo Iván Gómez, anunció su intención de adquirir un satélite de comunicaciones y otro de observación remota; en ese año la Ministra de Comunicaciones María Guerra dijo que el objetivo era lanzar en 2.011 el satélite de comunicaciones, llamado "SatCol-1" con una inversión de entre 150 y 250 millones de dólares con lo que se ahorraría cerca de 10 millones anuales al estado, que no seguiría alquilando espacio satelital a operadores extranjeros. Entre sus funciones estaría el apoyo a las Fuerzas Militares, la licitación se abrió en 2.009.

Aunque para ese entonces el Vicepresidente Francisco Santos proclamaba que el proceso era irreversible y que su financiamiento estaba garantizado por el ahorro obtenido de lo que pagan diversas agencias gubernamentales por información y servicios satelitales, en diciembre de 2.009 se declaró desierto el procedimiento licitatorio al cual solo había respondido la empresa rusa "Systems-Reshrtnev Company"; un nuevo proceso abriría en 2.010, esta vez la única proponente sería la empresa china "Great Wall Corporation", pero este procedimiento también sería declarado desierto; curiosamente, los países occidentales cuyas empresas son las que prestan los servicios satelitales al país rehusaron participar bajo las condiciones propuestas por el estado; por esa época el Vicepresidente Santos aseguró que Colombia tendría su primer satélite de observación remota llamado "SotCol-1" en el año 2.012.

La Fuerza Aérea entra en escena

Pero al llegar el 2.011 el proyecto sería desechado en función de usar los recursos en la conexión de gran parte de los municipios del país a través de la fibra óptica; en 2.012, la Fuerza Aérea Colombiana asumiría la Secretaria Ejecutiva de la Comisión Colombiana del Espacio y el Jefe del Estado Mayor de esta fuerza, General Flavio E. Ulloa, anunció el proyecto de un nanosatélite de observación remota bautizado como "FacSat-1", previsto a entrar en órbita a finales de 2.014 con una inversión de entre 60 y 100 millones de dólares, según palabras del Inspector General de la FAC, General Juan Carlos Ramírez Mejía.

El "FacSat-1" tendría alrededor de 10 kg de peso, contaría con una cámara para captar imágenes de la tierra y su vida útil estimada estaría en el orden de los 3 a 4 años; para su diseño y construcción se cuenta con la participación de la empresa colombiana "Sequoia Space", fundada por los mismos investigadores de la Universidad Sergio Arboleda que estuvieron involucrados en el proyecto "Libertad-1". Durante el año 2.014 no ocurrió el lanzamiento del "FacSat-1"; en abril de 2.015, se anunciaba por diversos medios que la Fuerza Aérea Colombiana esperaba colocar en órbita este satélite hacia finales de ese año, lo cual tampoco sucedió. La FAC, con una fuerte crisis de su aviación de caza y ataque parece tener otras prioridades.

Inviabilidad económica o intereses transnacionales ¿Fin del juego?

En septiembre del año 2.014, el Vicepresidente German Vargas Lleras declaró que por razones económicas las negociaciones para adquirir un satélite quedarían suspendidas, expresó que "desafortunadamente en las condiciones actuales el país no está en capacidad" de hacer esta inversión "inconveniente" por lo costosa que es. Según las mismas cuentas que sacaba Vargas Lleras, su país gasta al año poco más de 11 millones de dólares en comprar información satelital, por lo que desembolsar entre 150 y 250 millones de dólares en un aparato orbital con una vida útil de 7 años es un gasto desproporcionado.

Sin embargo, la Dirección de Negocios de "Hispasat" para Latinoamérica había anunciado en mayo un contrato que involucraba a "Hughes" e "Hispasat Colombia" para proveer de conexión satelital al programa "Vive Digital" del Ministerio de Tecnología de la Información y Comunicaciones (Kioscos Digitales) en el que se sabe que también están comprometidos otros operadores como "NEC Colombia", el volumen de estos contratos está en el orden de los 208 millones de euros, es decir, cerca de 240 millones de dólares, el valor aproximado del programa de un satélite de comunicaciones; y esto solo para cubrir las necesidades de los "Kioscos Digitales" usando una fracción de la capacidad que pudiera tener un satélite propio.

Reacomodo para dar participación a las transnacionales

A principio del 2.016, la transnacional francesa "Eutelsat" que maneja una constelación de 39 satélites propuso al gobierno colombiano una alianza público privada para la operación de una estación terrena de control satelital a construirse en la Sabana de Bogotá valorada en 10 millones de dólares y el uso exclusivo de una fracción de la capacidad de un satélite de su propiedad que ya está en órbita (entre 10 y 18 transpondedores del satélite Eutelsat 115 West B, la información varía según la fuente) por 15 años, la propuesta también abarca la capacitación de personal colombiano pero la operación de la estación correría por cuenta de la empresa.

Según Pilar Zamora, Directora Legal de la empresa "Visión de Valores S.A.", encargada de la estructuración de la propuesta de "Eutelsat" (citada por la revista "Dinero"), la inversión prevista se acerca a los mil cien millones de dólares de los cuales el estado colombiano aportaría $268 millones, además de los terrenos y la expedición de los permisos correspondientes, promediando unos 18 millones de dólares anuales, que según las cifras manejadas por la ejecutiva, corresponde a un monto menor al que el gobierno paga por servicios de comunicación satelital (es decir, sin incluir lo gastado en imagenología, insumo de las FFMM, el IDEAM y el Instituto Agustín Codazzi), estimando un ahorro de cerca de $200 millones al estado (el lector puede apreciar la clara divergencia entre las cifras aportadas por Vargas Lleras, Hispasat y Zamora).

Hace poco se ha anunciado la incorporación del Coronel (FAC) Agustín Agudelo a la Comisión Colombiana del Espacio, según reseña un medio electrónico especializado español, esto significaría un nuevo impulso al proyecto "SotCol-1", aun cuando no se han destinado nuevos recursos presupuestarios; aunque el reportaje carece de fuentes claras (solo se menciona la expresión "ha trascendido"), afirma que se gestiona una solución de financiamiento materializada en una asociación con empresas como "Eurosat", "Airbus", "Israel Aircraft Industries", "Sener" y "Lockheed Martin", a firmarse en el 1° trimestre de 2.017. La información de esta nota de prensa hace surgir grandes interrogantes: ¿Qué sucedió con el proyecto "FacSat-1"? ¿Cuál es su grado de avance? ¿Ha sido cancelado? ¿Se construyó algo?

Soberanía tecnológica

Las inversiones expresadas en cifras dinerarias, contrastadas según su rendimiento económico también expresado en términos monetarios que se presentan como justificación de inviabilidad del proyecto ocultan una realidad imponderable que al parecer no ha sido sopesada por los encargados de decidir el destino de Colombia en el espacio, la inversión en un programa satelital significa desarrollo tecnológico y soberanía, esta última entendida como la capacidad de un estado de decidir en materia de seguridad y comunicaciones sin la intervención de empresas multinacionales o gobiernos extranjeros, además de significar un impulso a la actividad técnico-científica que puede ser aprovechada como un nuevo sector generador de riqueza, lo que a la larga tiene un rendimiento económico superior.

El ruido comunicacional, los reportajes especulativos (sin fuentes, tipo "ha trascendido"), la diatriba política y las divergencias entre cifras que se presentan según la conveniencia de quien las revela, no permiten apreciar el verdadero costo de un programa satelital, solo queda observar la experiencia de otros países de América del Sur con programas en marcha para poder entender en que consiste exactamente la inversión; un ejemplo es el programa venezolano, una primera inversión que rondo en los $400 millones significó la adquisición y lanzamiento en octubre de 2.008 de un satélite de comunicaciones bautizado "Simón Bolívar" (VeneSat-1) de 28 transpondedores en tres bandas diferentes que permiten la transmisión de voz y datos aplicados a telefonía, internet y televisión, con tecnología "Direct Broadcasting System" que permite recibir información sin necesidad de contar con una estación de retransmisión terrestre, su vida útil mínima es de 15 años.

Este desembolso incluyó también la construcción y entrega "llave en mano" de una estación terrena de control principal ubicada en la Base Aérea "Capitán Manuel Ríos", en El Sombrero, Edo. Guárico (centro del país), un telepuerto también en la misma localidad, una segunda estación de respaldo ubicada en el Fuerte Militar "Manikuyá", en Luepa Edo. Bolívar (sureste de Venezuela) y una planta de fabricación de satélites y productos tecnológicos afines en Borburata, Edo. Carabobo (costa central), así como la transferencia tecnológica representada por la instrucción y entrenamiento del personal necesario para la operación autónoma de todos los sistemas.

Un segundo contrato de $140 millones fue ejecutado para adquirir y lanzar en septiembre de 2.012 un satélite de observación remota bautizado "Francisco de Miranda" (Vrss-1), esta vez no fue preciso adquirir más infraestructura terrestre, lo que disminuye los costos, orbita la tierra 14 veces diarias pasando por sobre el territorio venezolano unas tres veces en ese lapso, posee dos tipos de cámaras, dos de alta resolución PAN/MS (PMC) con resolución de 2,5 m. para imágenes pancromáticas y 10 m. para multiespectrales, otro grupo de cámaras es de barrido ancho (WMC) que captura imágenes multiespectrales de 16 m. de resolución y con cobertura de 360 km. por ancho de imagen, los tiempos máximos normales de revisita (paso por un mismo punto) son de 57 días para las PMC y 12 días para las WMC, pero el satélite está diseñado para hacer maniobras de hasta +/-31°, pudiendo acortar estos tiempos a 4 días para las cámaras PMC y 3 días para las WMC, su vida útil mínima es de 5 años.

Un tercer satélite (segundo de observación remota) llamado "Antonio José de Sucre" (Vrss-2) que ha sido totalmente diseñado en Venezuela y está siendo construido en las facilidades de Borburata está programado para ser lanzado probablemente en septiembre de 2.017, a pesar de tener equipos más avanzados que el "Vrss-1" (cámaras de mayor resolución y tecnología infrarroja) y de la pérdida de valor del patrón monetario del dólar, la inversión es significativamente menor debido a su fabricación local, quedando como principal componente del costo el lanzamiento desde China; sin embargo el estado venezolano ya ha anunciado su voluntad de erigir en el futuro sus propias instalaciones de lanzamiento al sur del país aprovechando la cercanía a la línea ecuatorial. Ya ha sido anunciado un cuarto satélite "Guaicaipuro". Es de hacer notar que la empresa china "Great Wall Corporation" que ha acompañado el programa espacial venezolano es la misma que participó en 2.010 en la licitación colombiana para el "SatCol-1" y cuya propuesta fue desestimada.

El programa espacial de América del Sur

Las naciones sudamericanas han estado lideradas en este campo por Brasil que puso en órbita su primer satélite en 1.985 (BrasilSat-A1) y actualmente cuenta con una constelación de ocho artefactos dedicados a actividades como las telecomunicaciones, investigación y defensa, destacando el de observación remota "CBERS-4" desarrollado en conjunto con China y lanzado en 2.014; Chile con tropiezos tempranos en su programa que intentó colocar su primer satélite en 1.995, cuenta con el "FASat-Charlie" de observación terrestre desde 2.011; Argentina compró en 1.997 el "Nahuel-1" y en octubre de 2.014 puso en órbita el "ArSat-1", totalmente diseñado y construido en el país austral seguido en 2.015 por el "ArSat-2"; Ecuador puso en el espacio en 2.013 el "Krysaor" (Nee-02, fines educativos) luego de un percance con su primer artefacto "Pegasso" (Nee-01) que fue después relocalizado, ese país se prepara para comenzar a construir sus propios aparatos orbitales.

Bolivia cuenta con un satélite de comunicaciones similar al venezolano bautizado como "Tupac Katari" desde el 2.013, que supuso una inversión de $300 millones; Perú cerró un trato con empresas francesas por $205 millones para un satélite de observación remota (AstroSat-300) cuyo lanzamiento es inminente al momento de escribir estas líneas; Uruguay cuenta con el 10% de capacidad del "VeneSat-1", suficiente para cubrir sus necesidades y tener un remanente, no habiendo tenido que desembolsar nada en razón de haber cedido su posición orbital a Venezuela; y este último país, del cual ya se ha descrito los avances de su programa, estima completar la primera fase del mismo redondeando una inversión de alrededor de 3.300 millones de dólares y convertirse en productor y lanzador de estos ingenios espaciales.

Incomprensión del problema

Lo más grave para los colombianos es que su clase dirigente no ha comprendido aun la magnitud del problema, se trata de un rezago estratégico frente a los otros países de la comunidad suramericana, según se desprende de un estudio realizado por los profesores José Gregorio Portilla y Jhonathan Orlando Murcia, investigadores del Observatorio Astronómico de la Universidad Nacional de Colombia, publicado por la agencia de noticias de esa casa de estudios superiores, a estos académicos les preocupa que Colombia ni siquiera tenga la autonomía de observarse a sí misma desde el espacio, mientras satélites de observación remota como el "Vrss-1", el "FASat-Charlie", "CBERS-4" o el "AstroSat-300", puestos (o próximos a poner) en órbita por otros países suramericanos, sí pueden tener una vista detallada del territorio colombiano y recolectar más información de la que el mismo gobierno colombiano puede obtener.

Incluso algunos expertos que solo entienden el concepto de soberanía desde el punto de vista exclusivamente territorial coinciden en que es necesario comenzar a enseriase con el tema, por ejemplo, Diego Mauricio Jiménez, máster en administración del espacio de la International Space University (Estrasburgo) citado por "El Espectador" en abril de 2.013, expresaba: “El espacio exterior no es de nadie realmente. Tener satélites no nos da la soberanía, pero nos asegura un lugar en la órbita. El que envía satélites pone las condiciones. Si no ponemos nada, Colombia no va a tener un lugar en el espacio”. A mediados de este año la Comisión Colombiana del Espacio cumplirá una década de constituida, pero su odómetro aún está en cero ¿pueden los colombianos tenerlo más claro?

 

Gonzalo Jiménez Mora
Analista de Seguridad y Defensa
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Fuentes:

Colombia sin satélite: ¿un paso atrás del país en su carrera espacial?

Disponible en: http://www.eltiempo.com/politica/gobierno/colombia-no-comprara-satelite/14539258

Pros y contras de que Colombia tenga un satélite propio

Disponible en: http://www.eltiempo.com/tecnosfera/novedades-tecnologia/compra-de-satelite-pros-y-contras/14539276

Frenan compra de satélite que vale US$ 250 millones

Disponible en: http://www.eltiempo.com/politica/gobierno/gobierno-frena-compra-de-satelite/14533968

Gobierno ratificó decisión de no comprar satélite

Disponible en: http://www.eltiempo.com/politica/gobierno/colombia-no-comprara-satelite/14538135

Colombia podría tener su propio satélite en el espacio

Disponible en: http://www.dinero.com/edicion-impresa/negocios/articulo/colombia-podria-tener-su-propio-satelite-en-el-espacio/21833000

Colombia da pasos en la aventura espacial con lanzamiento de satélite propio

Disponible en: http://m.elheraldo.co/tendencias/colombia-da-pasos-en-la-aventura-espacial-con-lanzamiento-de-satelite-propio-191080

Colombia, sin un lugar en el espacio

Disponible en: http://www.elespectador.com/noticias/actualidad/vivir/colombia-sin-un-lugar-el-espacio-articulo-416346

La Fuerza Aérea Colombiana espera poner en órbita su propio nano satélite “FACSAT-1”

Disponible en: http://www.defensa.com/frontend/defensa/fuerza-aerea-colombiana-espera-poner-orbita-propio-nano-satelite-vn15171-vst334

Colombia pierde terreno en el campo de satélites

Disponible en: http://www.infoespacial.com/latam/2013/04/21/noticia-colombia-pierde-terreno-en-el-campo-de-satelites.html

Satélite colombiano 'Libertad 1' ya envía datos de temperatura desde el espacio

Disponible en: http://www.mineducacion.gov.co/cvn/1665/w3-article-124046.html

Satélite colombiano Libertad 1 ya lleva 51 días en el espacio

Disponible en: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-3585666

Live real time sattelite tracking and predictions: CP3

Disponible en: http://www.n2yo.com/?s=31129

Comisión Colombiana del Espacio

Disponible en: https://www.cce.gov.co/

Agencia Bolivariana para Actividades Espaciales

Disponible en: http://www.abae.gob.ve/web/