Médico Andrés Restrepo
El patólogo Andrés Restrepo apoyando al equipo colombiano de ciclismo en el Tour de France 2016. Él es un gran aficionado a los deportes. Conocedor de varias disciplinas.

www.fuerzasmilitares.org (24AGO2016).- Andrés Restrepo, 45 años. Cali, Valle del Cauca. Médico Patólogo egresado de la Universidad del Valle. Trabaja como médico especialista en patología y es docente universitario. Trabajó anteriormente como patólogo forense con el Instituto Colombiano de Medicina Legal y Ciencias Forenses. Ha sido autor de varias publicaciones científicas en el campo de la patología y la patología forense, ha sido expositor en eventos científicos nacionales e internacionales, entre ellos el Congreso de la Sociedad Europea de Anatomía Patológica. 

¿Entre todas sus opciones, por qué decidió ser médico, qué lo motivó?

Escogí estudiar medicina cuando tenía 17 años de edad, me interesaba mucho en ese entonces, saber cómo funcionaba cada parte del cuerpo humano, al mismo tiempo hubo situaciones de enfermedades en personas cercanas que me hicieron inclinar más hacia esta profesión, Mi papá era medico también, pero ni el, ni esta condición influyeron en mi decisión. Cuando se escoge una profesión a esa edad, uno no tiene razones claras sobre porque lo hace, es más un asunto de corazón que de mente, con el paso del tiempo en la facultad de medicina, uno se va dando cuenta que esto es lo de uno, a 20 años de haber egresado, siento que no podría haber escogido otra profesión en mi vida.

¿Cuál es su especialidad en la medicina?

Me especialice en Anatomía Patológica en la Universidad del Valle, tuve además la suerte de haber sido becado en el exterior, estudie en los Estados Unidos una parte de mi carrera.

¿A qué se dedica actualmente en el terreno profesional?

Trabajo como Medico patólogo y profesor universitario. Hace más de 10 años me dedico a ambas cosas, hasta hace un tiempo trabaje para el Instituto Colombiano de Medicina Legal y Ciencias Forenses.

¿Cuál es su opinión sobre el actual proceso de paz en Colombia?

Yo veo con buenos ojos la actitud de ambas partes sobre el hecho de sentarse a negociar, La paz es una necesidad de las sociedades, un requerimiento sentido para el progreso de una nación y Colombia, no es ajena a esto. No sabemos aún y quizás no sepamos jamás, el verdadero costo social y económico, con las consecuencias secundarias, que este país ha pagado en todos los años de conflicto interno.

No creo que sin la guerra, este país fuera actualmente, una nación del primer mundo o algo por el estilo, pero si podríamos estar muy cerca de países parecidos que están más avanzados que nosotros, por ejemplo Brasil, Chile, Argentina o México. Si uno piensa en todo eso, la paz es una necesidad urgente, el conflicto y la violencia nos están dejando rezagados, países más pobres que nosotros tienen mejor desarrollo de infraestructura que Colombia, eso nos ha impactado históricamente y seguirá ocurriendo aun durante décadas en el post-conflicto.

Haga un ejercicio interesante, vaya a la biblioteca local y comience a hojear periódicos de los 60s hasta los 90s y algunos recientes, va a encontrar que el patrón del conflicto es el mismo, el ciclo de violencia se repite anualmente, y si bien los grupos armados han tenido un rol importante en el conflicto colombiano a lo largo de la historia, el proceso de paz no se ha enfocado en el problema principal de violencia que afecta a la población, que es la inseguridad originada por el accionar delincuencial, esto obviamente escapa al alcance de los diálogos de La Habana, pero la paz es una problemática que debe ser manejada con un alcance universal y no focalizado, observe que está sucediendo en las redes sociales y sus publicaciones cada vez más frecuentes, la manera como los ciudadanos están tomando la justicia por sus manos porque están cansados de ser víctimas, eso va a llevar a este país en un futuro a un nuevo conflicto civil, entre los ciudadanos y los grupos delincuenciales, quizás más grave que el actual, una verdadera guerra civil.

Considero que el actual proceso de paz en Colombia es incompleto, solo se ha enfocado en desmovilizar a las FARC y probablemente si tiene éxito, piensen replicarlo con los demás grupos alzados en armas. El  principal problema que veo yo en esta coyuntura, es que el país no tiene un sistema judicial, ni carcelario, ni un código penal ni un sistema de autoridad policial proporcionales a los retos que impone la inseguridad actual, así como tampoco un plan conciso para la reincorporación a la vida civil de los desmovilizados. El tema de seguridad ciudadana debería ser tratado en la mesa de negociaciones. No es secreto que la economía del país va en franco deterioro y el desempleo en alza, en esas condiciones, es inevitable que muchos desmovilizados, aparte de muchos ciudadanos ya desempleados, incurran en el delito como medio de subsistencia. Por lo tanto, mis expectativas respecto al éxito absoluto del proceso de paz, son tibias. Estoy casi seguro que las tasas de mortalidad y de delitos, no van a ser inferiores a las de este año en los meses de cese al fuego.

¿Por qué cree que hay un sector político que hace tan enconada resistencia al proceso?

En mi opinión es la más pura expresión de la democracia y la libertad de expresión de una nación, es un derecho social la libertad de pensamiento. Y, si un sector político está en contra del proceso, merece tanto respeto como el que lo favorece. Lo preocupante es que el país se ha polarizado en gente a favor y en contra de la paz, pero a su vez mucha de la gente que está en contra tampoco quiere seguir en la guerra, entonces la sociedad esta confundida, lo grave aquí es ponerle cara y nombre político al desacuerdo al proceso para lograr réditos políticos de parte y parte, eso es inaceptable.

En su opinión, ¿a qué se debe que hayan surgido disidencias en el seno del grupo FARC?

Me parece que se debe a lo mismo que ha dividido a los sectores políticos, diferencias de concepto y objetivos entre los mandos de dicha organización. Es difícil formarse una idea de ese problema cuando se trata de un grupo tan herméticamente estructurado. Según dicen los expertos en el asunto, no se descartan intereses económicos y de poder territorial como causa de dicha situación.

¿Podrá el grupo FARC hacer política por vías pacíficas y democráticas, teniendo tantos y tan poderosos contradictores?

Pienso que sí, esto ha sido uno de los objetos centrales de la discusión y si el acuerdo final está a punto de ser firmado, es porque las propuestas y sus soluciones han sido satisfactorias tanto para el gobierno como para las FARC.

Sin embargo, las FARC tienen un pasado armado violento que será difícil de borrar y perdonar en por los menos 3 o 4 generaciones de Colombianos, eso deben entenderlo ellos sin muestra alguna de soberbia y reconocer el daño que le han hecho a la sociedad. Por lo tanto, creo que difícilmente por las urnas van a llegar a una posición política relevante a nivel nacional. La labor más importante que tiene que asumir dicho grupo armado, es justamente borrar con hechos de paz y que favorezcan a la sociedad, su pasado alzado en armas y políticamente ratificar las causas de su llamada lucha popular, por cierto estéril, durante más de 50 años. Desde mi punto de vista, no la van a tener nada fácil, la sociedad les va a cobrar con un pobre apoyo todo el daño causado a lo largo de los años.

¿Cree que las FARC entregarán todo su armamento?

Es lo que esperamos todos los Colombianos, Me gusta pensar que si lo harán y que todo ese armamento, acabara en una fundición. No obstante, en los procesos de paz y desmovilización, a lo largo de la historia, siempre ha existido un porcentaje del armamento ilegal que ha sido “reciclado” hacia el mercado negro internacional y nacional, Quizás aquí no vamos a ser ajeno a ese fenómeno.

¿Considera usted como una posibilidad viable incorporar a los ex miembros de las FARC a la Policía Nacional o al Ejército?

Me parece que en ese grupo armado debe haber mucho personal con amplia experiencia en combate armado, que puede ser de utilidad para el Ejército o la Infantería de Marina. La gran inquietud, es qué van a hacer las fuerzas armadas en tiempos de paz. Colombia, no es un país con intenciones de expansión geopolítica. Por lo tanto, la creación de fuerzas expedicionarias no creo que sea un objetivo. La incorporación de las tropas colombianas a fuerzas multinacionales de paz es viable, pero dicha labor puede ser realizada con el pie de fuerza actual con solvencia. Por lo tanto, veo más cercana una contracción del pie de fuerza de las fuerzas armadas colombianas, que a una expansión del mismo. Por otra parte, la incorporación de desmovilizados a la policía nacional es una alternativa posible, pero hombres con experiencia en conflicto armado, principalmente rural poco podría aportarle a vigilancia ciudadana. Por otra parte, hay que tener en cuenta que la incorporación de desmovilizados  a las filas castrenses puede causar malestares internos por odios del pasado de parte y parte, con consecuencias imprevisibles. Creo que este país aún no está listo para perdonar y tender la mano, como si se tratara de una pelea de colegio en la cual un profesor intermedia para su fin y de ahí cada uno para su clase.

¿Qué será mejor en Colombia, una vez se termine definitivamente el conflicto interno con las FARC?

La sociedad y los sectores políticos tendrán que “tragarse el sapo” y asumir que las FARC como grupo armado han terminado y que ahora son un grupo político, el gobierno debe asumir el precio social, económico y político de la situación, así como buscar alternativas de financiación de la “nueva Colombia” que nos ofrecen. Con el clima político, de seguridad, tributario y geopolítico actual,  me parece que el estado no la tiene nada fácil. 

Creo que en los años siguientes a la paz, se vendrá una espiral de violencia y crisis económica sin precedentes, lamento no ser optimista al respecto, veo oscuro el panorama a corto plazo y no puedo pensar aun con claridad qué será mejor para el destino del país. Me parece que se generará una diáspora parecida a la de los años 97 al 99, en la cual se marcharon del país incontables profesionales y ciudadanos de bien huyendo al clima de violencia.

¿Qué nos espera en el posconflicto?, ¿qué otros asuntos debemos resolver?

Como lo mencione en las respuestas anteriores, creo que habrá un recrudecimiento de la violencia en el país con una expansión de las cifras del delito en todas las modalidades, esto va a ir de la mano de la crisis económica, que va en aumento sostenido junto al desempleo y la caída de la inversión extranjera, la corrupción estatal en los últimos años ha corroído el presupuesto nacional, por lo tanto la depresión social y económica se profundizara. Es obvio pensar que con la desmovilización de las FARC, lo único cierto es que todos los problemas reales y de fondo del país, van a salir a flote pues el mayor problema de este país no son las FARC. Espero que el estado tenga un plan de acción al respecto y no deje a la deriva, navegando en la improvisación y el azar el futuro de los colombianos.

 

(Douglas Hernández, Medellín)