Herard von Santos
Capitán (r) Herard von Santos Méndez, Ejército de El Salvador

www.fuerzasmilitares.org (31AGO2016).- Herard von Santos Méndez, salvadoreño, nacido en la ciudad de Alegría, anterior ciudad de Masferrer, Departamento de Usulután, el 7 de febrero de 1966. En 1985 -a los 18 años- ingresó a la Escuela Militar “Cap. Gral. Gerardo Barrios” como Caballero Cadete.  Egresó en junio de 1989 con el grado de Subteniente. Sirvió en el Batallón de Infantería de Marina “12 de Octubre”, 3ra. Brigada de Infantería, y en el Batallón de Infantería de Reacción Inmediata Atlacatl durante la pasada campaña militar 1980-1992.

Es graduado del curso  de Cazadores (El Salvador-1985), curso para cadetes salvadoreños OCS-86 (USA), del curso número 68 de  Paracaidista (El Salvador-1988), del curso Comando OE-4  (USA-88)  y del curso CEBRI Atlacatl # 4  (El Salvador-89).

Se retiró del Ejército en Agosto de 1999 con el grado de Capitán, y en el año 2000 obtuvo su licenciatura en Ciencias Jurídicas de la Universidad Tecnológica de El Salvador, en el mismo año fue autorizado como Abogado de la República por la Honorable Corte Suprema de Justicia. Ha sido profesor de Historia Militar en el Comando de Doctrina y Educación Militar de las Fuerzas Armadas salvadoreñas (1996-2001). 

Se desempeñó como Profesor Universitario en la Universidad Francisco Gavidia (2000-03), Universidad Tecnológica (2000-03) y Universidad José Matías Delgado (2008). Sirvió  como Asesor en la Comisión de Defensa y en la de Seguridad Pública del Parlamento Salvadoreño (2001-03). También fue agente fiscal auxiliar, en la Fiscalía General de la República en los años 2003 a 2005; y es graduado del curso de Coordinación Interinstitucional y Contraterrorismo (ICCT) del Centro de Estudios Hemisféricos de Defensa (CHDS) con sede en Washington D.C., EUA (2008).

Miembro fundador de la Academia de Historia Militar de El Salvador (2007),   es miembro de la Asociación de veteranos militares “Gral. Manuel José Arce” (2006) y miembro desde febrero de 2012 de la Asociación Salvadoreña de Egresados de Altos Estudios Estratégicos (ASGAEE). 

Es también miembro fundador del Círculo de Escritores Militares (CEM) desde el 9 de noviembre de 2011. Es autor de los libros ¡EMBOSCADA! Tanquetas al asalto,  Días de Trueno, Soldados de Elite en Centroamérica y México, y de la obra La Guerra El Salvador-Honduras Ilustrada (esta última en coautoría con el Dr. David Spencer), Aerotécnicos: Historias increíbles y la Muerte Desde el Cielo: Historia de los Paracaidistas salvadoreños 1962-2012, así como de muchos artículos de la temática militar en diversos medios. 

Ha sido corresponsal para Centroamérica de las publicaciones especializadas en la temática militar mundial: Revista Aérea de Nueva York (USA), la revista Fuerzas Militares del Mundo (España), del semanario digital Centroamérica21 (El Salvador) y ha sido colaborador de la Revista Fuerzas de Defensa y Seguridad (España). En la actualidad es investigador del Centro de Investigaciones Científicas de la Academia de Seguridad Pública de la Policía Nacional Civil de El Salvador y además, se dedica a la investigación histórica de la temática militar en Centroamérica desde mediados del siglo XX.

Herard von Santos Méndez ha accedido a nuestra solicitud de entrevista para conocer un poco sobre su vida y sus experiencias, y al mismo tiempo conocer sus opiniones sobre el proceso de paz que se adelanta en Colombia.

¿Por qué decidió hacer la carrera militar?

Desde pequeño tuve la inclinación por la carrera de las armas, misma que fue impulsada y apoyada por mi padre.

¿Cómo fue su formación como Cadete del Ejército de El Salvador?

Una formación basada en el modelo prusiano de la disciplina militar completado por la enseñanza estadounidense en cuanto a la táctica, armas y liderazgo militar propio del ejército de EUA de aquella época.

¿Por qué escogió la especialidad de Infantería?

Como militar siempre concebí la guerra como una batalla cara a cara con el enemigo, donde como individuo se puede marcar la diferencia.

¿Participó usted en la guerra que padeció su país?, ¿qué funciones cumplió?

Aún como cadete (estudiante de la Escuela Militar) tuve que desempeñarme como líder de un pelotón de infantería y luego de graduado como Subteniente (teniente segundo), llegué a comandar una compañía de infantería.

¿Estuvo en combate?

Sí.

¿Cuál fue la experiencia más importante que vivió como militar?

La batalla por San Salvador durante la ofensiva insurgente de Noviembre de 1989, en lo que se conoce como la última batalla de la Guerra Fría, cuya característica principal fue ser un combate urbano.

¿Qué grado alcanzó en el Ejército Salvadoreño?

Capitán.

¿Por qué no continuó en el Ejército?

Me gradué como abogado y decidí ejercer dicha profesión.

¿A qué se dedica hoy en día en el terreno profesional?

Son investigador del Centro de Investigaciones Científicas de la Academia Nacional de Seguridad Pública, de la Policía Nacional Civil e Historiador Militar del Círculo de Escritores Militares.

¿Cuáles libros ha escrito, de qué tratan?

Escribo sobre las guerras que asolaron nuestra región, principalmente desde la segunda mitad del siglo XX.

¿Los medios de comunicación de El Salvador hablan del proceso de paz que actualmente se desarrolla en Colombia?

Algunas cosas, nada puntual o profundo.

¿Qué opina del proceso de paz que adelanta el Gobierno Colombiano con el grupo FARC?

Que si no aprenden nuestras lecciones cometerán los mismos errores.

¿Qué cosas mejorarán en la región si se alcanza la paz en Colombia?

Muy pocas, los carteles de la droga seguirán activos y con la posibilidad de invisibilizarse ante la falta de la presencia militar en el terreno.

¿Ve usted alguna similitud en los procesos de guerra/paz centroamericanos y lo que está ocurriendo en Colombia?

Si, los gobiernos están dispuestos a dar grandes concesiones a estos grupos ilegales a cambio del cese del enfrentamiento armado, olvidando que estos grupos nunca dejan de luchar por imponer sus ideas, no ya con las armas pero sí políticamente, un ejemplo claro es lo que ha pasado en El Salvador.

¿El proceso de paz en El Salvador funcionó?, ¿qué cosas pudieron hacerse mejor?

En términos generales y macros si funcionó, pero descuido muchos aspectos fundamentales que hoy día siguen representando una deuda del país, por ejemplo, la exclusión de los miembros de las Defensas Civiles de cualquier programa de reinserción o beneficio económico fue injusto y condenó a este segmento y a sus familias a ser pobres, faltos de salud, educación y sobre todo, oportunidades que les permitieran superarse.

El otro aspecto fundamental que remarcaría, fue el desmantelamiento del Servicio Territorial, el cual ejercía el control social y territorial del Estado en todo el país, con su desmovilización y la de los antiguos cuerpos de seguridad pública, se propició el aparecimiento de las pandillas que poco a poco asumieron este control social y territorial y el cual, representa en estos días, la mayor amenaza a la existencia del Estado salvadoreño.

¿Cuáles son las amenazas internas y externas que debe enfrentar El Salvador hoy en día?

El crimen organizado (pandillas), el narcotráfico, la trata de personas, el comercio ilegal de armas y el lavado de dinero son las grandes amenazas que enfrenta El Salvador hoy día. 

 

(Douglas Hernández, Medellín)