Daniel Stefenon
El profesor Daniel Stefenon en la UNICENTRO. Municipio de Irati, Paraná, Brasil.

www.fuerzasmilitares.org (01SEP2016).- El profesor brasilero Daniel Stefenon de la Universidad Estadual do Centro Oeste - UNICENTRO, ha tenido la amabilidad de concedernos una entrevista. Partiendo de su experiencia docente hemos querido indagar un poco acerca de su opinión sobre distintos aspectos de la educación, tanto en Brasil como en Colombia, intentando una proximación diferente al fenómeno de la violencia que vivimos y al proceso de paz que se adelanta en Colombia.

¿Por qué decidió ser docente, qué lo motivó?

Me parece una tarea difícil definir exactamente lo que nos lleva a tomar ciertas decisiones. Sin embargo, mi elección sobre esto se debe a mi admiración con respecto a algunos profesores que tuve, y mi pasión por los mapas y la Geografía.

¿Cuál considera que ha sido su mayor logro profesional? Haciendo un balance, ¿está satisfecho con su carrera docente, era lo que esperaba?

Considero que mi mayor logro profesional fue siempre estar haciendo lo que creía en cada momento de mi carrera. He trabajado como maestro de educación básica en escuelas públicas y privadas, trabajé en un editorial de libros de texto y ahora soy profesor en una universidad pública y estudiante de doctorado. Me siento realizado con lo que hago y veo que mi profesión me ofrece experiencias gratificantes.

¿Cuál es la anécdota que más recuerda de su vida como docente?

Es difícil de decir ... Como docente, experimentamos muchas historias interesantes en nuestra profesión. Pero recuerdo un montón de lecciones en los grados 6os., con los estudiantes de 11 años aproximadamente. Me encantaban esas clases porque los estudiantes siempre tenían muchas preguntas, y nunca pude ejecutar lo que estaba planteado de antemano en el plan de clase! Aún así las clases siempre fueron muy ricas y divertidas!

¿A qué se dedica actualmente en el terreno profesional?

Hoy soy un profesor de práctica pedagógica en un curso de formación de profesores de Geografía en UNICENTRO (Universidad Estadual do Centro Oeste), universidad pública situada en el municipio de Irati, Paraná, Brasil. También soy un estudiante de doctorado en la USP (Universidad de São Paulo) con  investigación en el área de la enseñanza de la geografía.

¿Conoce Colombia, nos ha visitado alguna vez?

Yo estuve en Medellín durante tres meses en 2014, en una pasantía de estudios de mi doctorado. Un país y una ciudad maravillosa! Espero volver otras veces!

¿Por qué cree usted que tenemos tanta violencia en nuestros países?

La violencia es un fenómeno muy complejo. Creo que las desigualdades que caracterizan los contextos sociales de nuestros países es el fondo más concreto que está detrás de este problema. La violencia, en muchos casos, es una reacción a las profundas injusticias que marcan el pasado y presente de nuestros países. Creo que más allá de defender la represión pura, debemos ser conscientes de esta complejidad. Veo que la superación de este problema está también en ofrecer oportunidades de trabajo y vida digna para todos, independientemente de su condición social o cultural.

¿Cómo se puede ayudar a mejorar la convivencia desde las aulas? ¿Cuál es el papel del docente en la transformación de la sociedad?

Creo que la escuela no es la única institución responsable por "mejorar la convivencia" y promover la transformación efectiva de la sociedad, sin embargo, esto sólo es posible con la contribución de la escuela. Digo esto porque no se puede retirar de otros órganos del Estado su papel en este proceso. Una sociedad realmente transformada y con personas dispuestas a vivir juntas necesita tener mecanismos para combatir las desigualdades de oportunidades y de poder. Veo que el papel de la escuela en este contexto es el de contribuir a la formación de personas que sean capaces tanto de pensar el mundo que se les ofrece, sino también de pensar en otros mundos posibles. Esta actividad es esencialmente conceptual. Esto requiere a los profesores y estudiantes una abertura a lo abstracto, a lo que aún está por venir.

Desarrollar en los niños y niñas un sentido crítico de la realidad y fomentar su participación en los procesos sociales, ¿acaso no genera más conflictividad?

Creo que la educación no puede estar preocupada sólo con el consenso, especialmente en sociedades tan desiguales y diversas como las nuestras. La justicia social y la democratización de las oportunidades es una condición para la mitigación de los conflictos. Estos son el producto de un mundo en el que se distribuye el poder desigualmente entre los diferentes grupos de la sociedad. Pensar en una educación acrítica, sólo con la intención de no generar conflicto, parece una locura que sólo interesa a los privilegiados. Es evidente que luchamos por instituciones fuertes y suficientemente imparciales que sean capaces de mediar los conflictos de intereses que son propios de cualquier sociedad. El fortalecimiento de las instituciones, con control democrático y social, es el camino para que la violencia sea suprimida por el diálogo, y por lo tanto, podemos pensar en un país de todos, en realidad. La paz necesaria no se puede construir sin la autonomía de los sujetos y sin justicia social, por lo que la educación con sentido crítico siempre será fundamental.

¿Cómo hacen en Brasil para desarrollar las competencias ciudadanas en los niños, niñas y adolescentes, inscritos en el sistema de educación formal?

En general, al menos a nivel conceptual, creemos que la educación para la ciudadanía se hace estimulando una cultura de la participación en diferentes niveles y espacios (dentro y fuera de la escuela) de la vida en comunidad. De este modo, la propia práctica docente es un mecanismo para la promoción de este estímulo. En el currículum, la ciudadanía es tratada como un tema transversal en todas las materias escolares, con el objetivo de promover el debate acerca de la necesidad de sentirnos responsables por el destino de nuestra comunidad.

 

(Douglas Hernández, Medellín)