Guerra de Las Malvinas Sección Gato
Sección "Gato" de la Compañía "C" del RI 25, en la Casa Escuela de Pradera el Ganso.

www.fuerzasmilitares.org (06SEP2016).- José Luis Alarcón nació en Calchaquí, Santa Fe, República Argentina. De niño emigró a Córdoba. Reside junto a su familia en la localidad de Justiniano Posse, casado con Laura Gaido con quien tiene cuatro hijos, Paula, Sofía, Rocío y Nicolás. Prestó servicio en el Regimiento de Infantería 25 de Sarmiento provincia de Chubut y formó parte de  la compañía especial C, mas precisamente en la sección Gato, única fuerza de ejército que participó en la recuperación de las Islas Malvinas el 2 de abril de 1982.

Dicha sección se destacó en varios lugares como Puerto Argentino, Pradera del Ganso y por último en San Carlos, allí la sección se divide y un grupo en el que se encuentra José Luis Alarcón se instala en la altura denominada 234, lugar donde se produce el desembarco Inglés el 21 de Mayo de 1982.

José Luis  Alarcón es  también poeta y escritor, ha editado 8 libros y recibió numerosos premios a nivel nacional e internacional. Ha accedido amablemente a concedernos una entrevista sobre sus expreiencias en la guerra. Esto fue lo que nos contó:

¿Qué sintió cuando supo que la guerra por Las Malvinas había iniciado?

Realmente estaba muy asombrado por lo que me tocaba vivir junto a mis compañeros y sentía mucho orgullo de formar parte en la recuperación de un pedazo de mi patria, aquello fue sólo el comienzo de una experiencia muy dura que marcaría mi vida.

¿Qué edad tenía cuando empezó la guerra y en qué unidad se encontraba usted?

Tenía 18 años de edad y me encontraba cumpliendo con el servicio militar en el regimiento de infantería 25 de Sarmiento Chubut, el jefe de la unidad era el teniente coronel Seineldín.

¿Cuál fue su participación en el conflicto?

Participé en la operación  “Rosario” como se denominó la maniobra  de recuperación de las islas y estuve en Puerto Argentino un breve período, luego me trasladaron junto a mi sección a Pradera del Ganso, allí preparamos nuestras defensas y el 1° de mayo recibimos el primer ataque Inglés mediante aviones. A mediados de mayo me enviaron a San Carlos más precisamente a la altura denominada 234, donde recibimos el desembarco Inglés el 21 de mayo.

Por favor, cuéntenos el suceso que más recuerda de la época de la guerra.

Hubo muchos sucesos muy importantes e inolvidables como el viaje hacia Malvinas  en el buque Cabo San Antonio y la recuperación de las islas, luego el juramento de fidelidad a nuestra bandera en el mismo lugar de combate. También recuerdo que fue muy duro el primer ataque Inglés con su aviación y tantos momentos de peligro  para nuestras vidas, pero sin dudas el que me marcó más fue cuando debimos enfrentar el desembarco Inglés en la altura 234. Dicho lugar queda en la entrada del canal de San Carlos en el noroeste de las Islas, allí me encontraba con parte de la sección Gato (la otra parte de la sección estaba más atrás en el establecimiento San Carlos y allí tuvieron una importante actuación ya que derribaron a fuego de fusil dos helicópteros Ingleses y averiaron a otro, luego se replegaron y fueron rescatados por propia tropa) también estaba junto a nosotros un grupo del RI 12 de Corrientes. Estábamos allí para dar aviso temprano en caso de desembarco Inglés, éramos pocos en realidad y en la madrugada del día 21 de mayo comenzamos a recibir fuego naval sobre nuestras posiciones, se trató de contrarrestar con los cañones y morteros pero  ellos estaban allí con una parte importante de su flota. Pronto  descendieron a tierra, tomaron un cerro y desde allí nos ametrallaban y hacia donde  nos movíamos recibíamos fuego, esa noche hubo heridos del RI 12. Al amanecer intentamos salir de aquel lugar pero teníamos una sola salida posible dominada por ametralladoras enemigas. Finalmente lo logramos  pasando bajo el fuego intenso sintiendo las balas a escasos centímetros de nosotros, el grupo del regimiento 12 no pudo seguir porque tenían varios heridos y cayeron prisioneros, estabamos bajo el mando del entonces sub teniente Reyes y el cabo Godoy.  Éramos 9  soldados los que comenzamos allí una verdadera odisea porque anduvimos 23 días  prácticamente sin alimentos, queríamos llegar a Puerto Argentino,  caminábamos de noche y de día nos ocultábamos para no ser vistos por los Ingleses que dominaban toda la zona, pasamos cinco días sin alimento alguno y sorteamos muchos momentos de riesgo para nuestras vidas  logrando siempre seguir adelante, El clima en las Islas es muy difícil de soportar , temperatura bajo 0, vientos fuertes , lloviznas permanentes , hasta nevadas tuvimos que enfrentar,  tres de mis compañeros sufrieron principio de congelamiento en los pies y yo en las manos. Finalmente a pesar de nuestro esfuerzo y tras tantas dificultades, caímos prisioneros, esos tres compañeros sufrieron amputaciones en sus pies, yo pude salvar mis manos, rescato este tiempo por la camaradería, la unión del grupo y el no querer rendirnos pese a estar al límite de nuestra fuerzas y en inferioridad numérica.

¿Sigue en contacto con sus excompañeros del Ejército?

Si por suerte con el pasar de los años nos hemos reencontrado y  compartimos muy gratos momentos, además es muy bueno el hecho de darnos apoyo y acompañar al que necesita una palabra de aliento o que simplemente lo escuchen.

En general, ¿qué dificultades enfrentan los Veteranos de Malvinas?

Hemos padecido el síndrome de stress post traumático por los hechos vividos, también arrastramos secuelas físicas, lamentablemente al volver de Malvinas estuvimos muy desprotegidos y eso llevó al suicidio de muchos. Hoy la sociedad nos valora más y eso nos ayuda mucho.

¿Para usted la guerra ya terminó?

La guerra es algo muy difícil de dejar atrás, es como algo que siempre regresa, por suerte he podido salir adelante gracias al cariño y apoyo  de mi familia, continúo mi  batalla mediante la palabra  contándoles especialmente a los más jóvenes lo que me tocó vivir, tratando de que se mantenga viva la memoria en honor a nuestros verdaderos héroes: los que dieron sus vidas en aquella gesta.

¿A qué se dedicó luego de la guerra de Las Malvinas?

Yo trabajaba en el campo más precisamente en un tambo y allí continúe a mi regreso de Malvinas, aunque volví con lesiones producidas por congelamiento en mis manos.

¿A qué se dedica actualmente?

Tengo un pequeño comercio, además escribo, poesías y cuentos, he editado varios libros incluido uno donde narro mi experiencia en Malvinas.

Si le pidieran volver a ir a la guerra para recuperar Las Islas Malvinas, ¿iría?

Sin lugar a dudas ¡sí! y esto mismo responden cada uno de los veteranos de Malvinas, por supuesto que no deseo que nadie más tenga que pasar por tan dura experiencia, y espero que algún día recuperemos Malvinas mediante el diálogo.

¿Hablan sobre Colombia los medios de comunicación en Argentina?

En los medios resaltan siempre las noticias más relevantes de Colombia, sinceramente creo que hay una gran comunión entre Argentinos y Colombianos y que somos dos pueblos muy afines y nos une una gran amistad

¿Qué opina usted del proceso de paz que actualmente se adelanta en Colombia con el grupo FARC?

Sinceramente no es fácil opinar desde afuera sobre este proceso, pero deseo que el pueblo Colombiano pueda vivir, trabajar y crecer en paz.

¿Algunas palabras para cerrar?

Aunque no es fácil contar  lo vivido en nuestras Islas Malvinas, agradezco esta oportunidad de poder expresarme y les envío mis cálidos saludos. 

 

(Douglas Hernández, Medellín)