Imprimir
Categoría: Ejército Nacional
Este presunto criminal se encontraba al frente de la estructura terrorista, en ausencia de su principal cabecilla, alias Ramiro, quien al parecer está herido.
Este presunto criminal se encontraba al frente de la estructura terrorista, en ausencia de su principal cabecilla, alias Ramiro, quien al parecer está herido.

www.fuerzasmilitares.org (30MAR2020).- Este presunto criminal se encontraba al frente de la estructura terrorista, en ausencia de su principal cabecilla, alias Ramiro, quien al parecer está herido. El residual del 18 se había acogido a las intenciones criminales de alias Iván Márquez, de refundar un nuevo grupo terrorista.

En desarrollo de operaciones militares conjuntas, coordinadas e interinstitucionales, adelantadas por tropas del Ejército Nacional, la Fuerza Aérea Colombiana, la Policía Nacional, la Fiscalía General de la Nación y atendiendo las recomendaciones de las alertas tempranas n.° 029 de 2018 y 004 de 2020, en las últimas horas, se logra la muerte en desarrollo de operaciones militares del sujeto conocido como alias Picino, al parecer segundo cabecilla del GAO-r E-18. De igual forma se dio la captura de tres sujetos más y la incautación de importante material de guerra, intendencia y comunicaciones.

La operación militar se efectuó, gracias a la información suministrada por la Red de Participación Cívica, en la vereda conocida como El Castillo, del municipio de Ituango, Antioquia, donde se sostuvieron fuertes combates con integrantes de la estructura criminal, que dio como resultado la neutralización del segundo cabecilla del GAO-r E-18.

Alias Picino, de acuerdo con información suministrada por las autoridades competentes, fue identificado como Francisco Holguín Builes, de 37 años de edad. Tenía una trayectoria delictiva de más de 15 años en las antiguas Farc-EP y tres años, en el GAO-r E-18; asumió como segundo cabecilla de la estructura luego de la muerte en desarrollo de operaciones militares de alias Patoso, en el pasado mes de febrero, y se pudo establecer que tenía una escolta personal de alrededor 11 criminales en armas y manipulaba un fusil M16 de largo alcance.

Dentro de su prontuario delictivo está su responsabilidad en el desplazamiento forzado de aproximadamente 300 personas en la vereda El Cedral, en el 2018. Está señalado de asesinar en el 2019 a un miembro de la Fuerza Pública en la vereda Conguital. En el mismo 2019 al parecer obligó a la población campesina e indígena de San José de Uré, Córdoba, a desplazarse de manera forzada por la disputa con el GAO Clan del Golfo. En enero del 2020 sería el responsable de un sonado secuestro en el corregimiento La Granja, Ituango, así como en el mes de febrero del año en curso del desplazamiento forzado de varias familias en las veredas de San Pablo y La Canturra, municipio de Puerto Libertador, Córdoba. Además, sería el encargado de realizar actividades de reclutamiento forzado de menores de edad.

Sobre alias Picino existía una orden de captura por los delitos concierto para delinquir agravado, tentativa de homicidio, porte ilegal de armas de fuego y tráfico de estupefacientes. Los actos urgentes fueron realizados con el apoyo de la Policía judicial y la Fiscalía.

Durante la operación militar también se logró la captura de tres sujetos, quienes fueron identificados como alias Dimas, señalado cabecilla de comisión y encargado de la seguridad de alias Ramiro, principal cabecilla de la estructura; alias Pescado, quien resultó herido y recibió los primeros auxilios por parte de las tropas, enmarcados en el respeto de los derechos humanos y el derecho internacional humanitario, y fue capturado otro sujeto que está en proceso de identificación.

Así mismo, se logró la incautación de un arma larga, proveedores para fusil, abundantes cartuchos de diferentes calibres, detonadores eléctricos para artefactos explosivos, material de intendencia y elementos de interés para el análisis de la inteligencia militar.

Esta estructura armada, con injerencia delictiva en los municipios de Ituango, Peque y Valdivia, realiza cobros extorsivos a campesinos y comerciantes; igualmente, instala artefactos explosivos improvisados para activarlos al paso de la Fuerza Pública.

Con este resultado se neutralizan las acciones criminales del GAO-r E-18, que pretendía activar rutas del narcotráfico a través de los corredores ilegales en el nudo de Paramillo, para la comercialización de pasta base de coca en el océano Pacífico como una plataforma de lanzamiento a Centroamérica. Así mismo, se bloquea la alianza criminal con el grupo armado organizado Los Caparros.

La operación militar en el área continúa con el fin de dar con el paradero de alias Ramiro, principal cabecilla de esta estructura.

 

 

(ejercito.mil.co)